Ataques de Kushner contra los palestinos refleja la improbabilidad de que el plan sobreviva

Después que el plan fuera dado a conocer la semana pasada, Kushner parece tener mucho que decir, sobre todo duras críticas a los palestinos que no participaron en la elaboración del plan y lo rechazaron de plano.

  • Jared Kushner, asesor principal del presidente Donald Trump.

De acuerdo con Tracy Wilkinson, miembro del staff periodístico de Los Ángeles Times y con una extensa experiencia en coberturas de conflictos armados, el asesor principal del Presidente y su yerno, Jared Kushner, dedicó mucho tiempo al plan estadounidense, conocido como acuerdo del siglo, destinado a abordar el intratable conflicto entre (Israel) y los palestinos.

Kushner estuvo siempre callado sobre lo que hacía, manteniendo una pátina de circunspección diplomática.

Sin embargo, después que el plan fuera dado a conocer la semana pasada, en ceremonia celebrada en la Casa Blanca con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y sin la presencia de ningún palestino, Kushner parece tener mucho que decir, sobre todo duras críticas a los palestinos que no participaron en la elaboración del plan y lo rechazaron de plano.

Su tono, según los funcionarios actuales y anteriores, refleja la improbabilidad de que el plan sobreviva, aunque podría tener consecuencias de gran alcance.

El fin de semana, la Liga Árabe de 22 naciones lo rechazó unánimemente, a pesar de que Kushner aseguró que numerosos estados árabes estaban a bordo. Lo mismo sucedió este lunes en la Organización de Cooperación Islámica, compuesta por 57 naciones.

“El plan adoptado niega a los palestinos un estado independiente y llevaría a un sistema de `apartheid´ único en el que los palestinos que viven en Cisjordania son ciudadanos de segunda clase”, dijo el Secretario General de la Liga Árabe Ahmed Aboul Gheit, de nacionalidad egipcia.

Algunas personas que han hablado con Kushner en privado durante los meses en que se han mantenido conversaciones enardecidas con (Israel) y varios Estados del Golfo señalan que su dura retórica refleja sus verdaderos sentimientos hacia los palestinos, que mantuvo a raya antes de desvelar el plan.

En opinión de Daniel Levy, ex negociador del plan de paz israelí y ahora director del Proyecto de Medio Oriente, un instituto de política, probablemente se mantuvo a raya porque no quería cerrar totalmente la puerta. Una vez que has puesto en marcha el plan, ¿de qué sirve endulzarlo con alguien?"

Levy fue uno de los numerosos expertos, diplomáticos, funcionarios internacionales y legisladores demócratas que criticaron el plan Trump-Kushner por no abordar las aspiraciones palestinas de convertirse en una nación y por hacer demandas duras a los palestinos antes de que pudieran siquiera pedir un Estado desmilitarizado, mientras que otorgaba una lista casi completa de concesiones a (Israel).

El plan también niega a los palestinos una capital en Jerusalén Oriental, ofreciendo en su lugar una colección de barrios bajos al este de la ciudad.

Muchos expertos dijeron que el acuerdo era un fracaso para los palestinos, pero no estaban seguros de que Kushner se diera cuenta de ello.

Philip Gordon, alto funcionario de la Casa Blanca sobre el Medio Oriente bajo la administración de Obama, ahora con el Consejo de Relaciones Exteriores, sugirió que el lenguaje de Kushner refleja su impaciencia y su enfadada frustración.

"Siente que ha invertido tres años en esto. Es su momento de gloria en nombre del presidente. Y los palestinos se interponen en su camino", dijo Gordon.

Ian Bremmer, presidente del Grupo Eurasia, que evalúa los riesgos globales, dijo que Kushner –vástago de una familia dedicada durante mucho tiempo a las causas conservadoras pro-israelíes– podría haber calculado que cualquier tipo de acuerdo sería imposible si los palestinos, especialmente bajo el presidente de la Autoridad Palestina Mahmud Abbas, se involucraran en las etapas de redacción.

Por su parte, los palestinos rompieron formalmente los lazos con la administración Trump y se negaron a entablar negociaciones después de que Trump revirtiera unilateralmente décadas de práctica estadounidense e internacional al declarar la controvertida ciudad santa de Jerusalén como capital de (Israel). Trasladó la Embajada de los Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén, parte de la cual los palestinos quieren para su propia capital, una de las varias medidas pro-israelí que Trump ha tomado.

Fue en una entrevista televisiva con Bremmer que Kushner hizo algunos de sus comentarios punzantes:

"Mira, jugaron la carta de la víctima. Ahora, es como si quisieran sus derechos. Quieren un estado", dijo Kushner el viernes en comentarios emitidos en la televisión pública. "Básicamente, lo que le decimos a los palestinos es que se callen o se pongan de pie".

Hablando un día antes con la veterana presentadora de la CNN Christiane Amanpour, Kushner se mostró desdeñoso con el liderazgo palestino, cuyos miembros se sabe que desprecia.

"Si no aceptan negociar, entonces van a arruinar otra oportunidad como si hubieran arruinado todas las oportunidades que han tenido en su existencia", dijo Kushner.

Por otro lado, parte de la retórica de Kushner en el período posterior puede deberse a una pequeña lucha de poder con el embajador de los Estados Unidos en (Israel), David Friedman, ex abogado de Trump por bancarrota y promotor durante mucho tiempo de la expansión de los asentamientos.

Inmediatamente después de que Trump revelara el plan, Friedman anunció que (Israel) podría seguir adelante con la anexión de la Ribera Occidental, un paso que Kushner quería postergar hasta después de las próximas elecciones israelíes del 2 de marzo.

Para Martin Indyk, ex embajador de Estados Unidos en (Israel) y ex secretario de Estado adjunto para asuntos del Medio Oriente, “la anexión es algo que creo que el embajador Friedman está impulsando, junto con Netanyahu, para ayudar a que Netanyahu sea reelegido. Pero si Jared Kushner quiere mantener a los árabes a bordo, tiene que frenar la anexión. Así que hay una interesante tensión allí", enfatizó.

Kushner, promotor inmobiliario de 39 años, también ha sido cáusticamente desdeñoso con la historia diplomática y los planes de paz que le precedieron. Ha descrito los esfuerzos anteriores como "cuentos de hadas" y "viejas ideas cansadas" que fracasaron.

"Llevo tres años estudiando esto", dijo Kushner a Sky News Arabia. "He leído 25 libros sobre ello. He hablado con todos los líderes de la región. He hablado con todos los que han estado involucrados en esto".

La gente que está familiarizada con el pensamiento de Kushner dice que él se acercó al plan de la manera en que un empresario de negocios lo haría: dinero en efectivo para las concesiones y el cumplimiento. Pero ese enfoque ignora la historia, el nacionalismo y la dignidad de los palestinos, dijo Gordon.