Comisión Internacional de Investigación pide un alto el fuego inmediato en Siria

"La epidemia de coronavirus SARS-CoV-2 representa una amenaza fatal para los civiles sirios, y atacará sin discriminación, y su impacto será devastador para los más vulnerables en ausencia de medidas preventivas urgentes", dijo el presidente de la Comisión, Paulo Sérgio Pinheiro.

  • Comisión Internacional de Investigación pide un alto el fuego inmediato en Siria

La Comisión Internacional Independiente de Investigación sobre Siria de Naciones Unidas, pidió un alto el fuego para evitar "el agravamiento de la catástrofe" en un país que ha sido testigo de una guerra entre el Ejército sirio y la oposición armada durante nueve años, con la aparición de los primeros casos del coronavirus SARS-CoV-2.

"La epidemia de coronavirus SARS-CoV-2 representa una amenaza fatal para los civiles sirios, y atacará sin discriminación, y su impacto será devastador para los más vulnerables en ausencia de medidas preventivas urgentes", dijo el presidente de la Comisión, Paulo Sérgio Pinheiro.

Esto llega en un n momento en que Siria ha registrado hasta ahora cinco casos de l nuevo coronavirus, específicamente en Damasco, la capital.

El gobierno sirio tomó una serie de medidas que describió como precaución en las últimas dos semanas, que incluyen declarar un toque de queda nocturno, el cierre de escuelas, universidades, cafeterías, mercados, lugares de culto y otros.

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, pidió "un alto el fuego inmediato en todo el mundo".

El enviado de las Naciones Unidas a Siria, Geir Pedersen, también pidió un alto el fuego integral en el país para centrar los esfuerzos en combatir el virus.

"Para evitar la inminente tragedia, las partes deben atender el llamado del Secretario General de las Naciones Unidas y el Enviado Especial para el alto el fuego, de lo contrario, un gran número de civiles serán condenados a una muerte evitable", dijo Pinheiro.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 70 por ciento de los trabajadores del sector abandonaron Siria, donde el 64 por ciento de los hospitales todavía estaban en servicio hasta finales de 2019.

La OMS básicamente advirtió que la epidemia afectaría los campamentos satirados  de  desplazados en la gobernación de Idleb.