Rusia: Informe de la OPAQ sobre Siria es poco confiable

Rusia calificó de “no confiable” el informe reciente de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), encargado de investigar una serie de presuntos “ataques químicos” en una ciudad siria en 2017, alegando que la Organización ha violado el principio básico de su trabajo realizando una investigación remota sin visitar los sitios.

  • Informe de la OPAQ sobre Siria es poco confiable.

Rusia calificó de “no confiable” el informe reciente de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), encargado de investigar una serie de presuntos “ataques químicos” en una ciudad siria en 2017, alegando que la Organización ha violado el principio básico de su trabajo realizando una investigación remota sin visitar los sitios.

En su informe de 82 páginas, el Equipo de Investigación e Identificación de la OPAQ (IIT) afirmó que las fuerzas del gobierno sirio fueron responsables de los presuntos ataques químicos contra la ciudad de Lataminah, controlada por los terroristas, en la provincia de Hama, en el norte de Siria, durante la última semana de marzo. 2017

Según el informe, el equipo basó su investigación en una serie de pruebas, incluidos testimonios de testigos, videos, informes forenses sobre restos de municiones recuperados, registros médicos e imágenes satelitales.

Por su parte, la oficina de prensa de la misión permanente de Rusia en la OPAQ señaló que “las acusaciones contra Siria en torno a los incidentes ocurridos en 2017, han dependido de los juicios emitidos por el comité de investigación de hechos que incluyeron violaciones severas del principio básico del trabajo de la OPAQ que estipula la necesidad de una sucesión lógica de eventos mientras se recolecta y mantener evidencia material.

Los ataques de Lataminah se produjeron días antes de otro supuesto ataque con sarín en la ciudad cercana de Khan Cheikhoun en la provincia de Idleb, que mató a más de 80 personas el 4 de abril.

Los países occidentales se apresuraron a culpar del incidente a Damasco, una acusación rechazada por el gobierno sirio, y Estados Unidos lanzó varias docenas de misiles de crucero Tomahawk en una base aérea siria, cobrando la vida de unas 20 personas, incluidos soldados y civiles sirios.

El gobierno sirio entregó sus reservas de armas químicas en 2014 a una misión conjunta dirigida por la ONU y la OPAQ, que supervisó la destrucción del armamento. 

Sin embargo, los gobiernos occidentales y sus aliados nunca han dejado de señalar con el dedo a Damasco cada vez que se ha producido un aparente ataque químico.