Pompeo despide sus dos años de fracasos diplomáticos en gira euroasiática

Pompeo visitará países en los que sus gobernantes han saludado la presunta victoria de Joe Biden.

  • Pompeo despide sus dos años de fracasos diplomáticos en gira euroasiática
    Pompeo despide sus dos años de fracasos diplomáticos en gira euroasiática

El secretario norteamericano de Estado, Mike Pompeo, viajó a Georgia como parte de una gira por siete países de Europa y el Sudoeste Asiático que arrancó el sábado 14 de noviembre en Francia, y en medio de unas controversiales elecciones en su país que todavía no se han definido oficialmente.

Aunque las principales cadenas televisivas estadounidenses anunciaron la victoria de Joe Biden en varios "estados péndulo" (swing states), basándose en sus propias proyecciones, y progresivamente los países del resto del mundo han ido reconociendo y felicitando al demócrata, Donald Trump se ha negado a aceptar la derrota.

En cambio el actual mandatario presentó planes de litigios para protestar por los resultados en varios estados. Pompeo sigue esa narrativa. En una rueda de prensa prometió que habría una "transferencia de poder sin problemas a la segunda administración de Trump".

"El equipo de Trump va a contar todos los votos para ver la verdadera imagen de la elección (…) El mundo debe confiar plenamente en que el período de transición del 20 de enero será exitoso", declaró el secretario de Estado.

Sin embargo, Pompeo visitará países en los que sus gobernantes han saludado la presunta victoria de Biden.

Ya se ha encontrado con situaciones incómodas, como la declaración de la oficina del presidente de Francia, realizada el viernes 13 de noviembre antes de la reunión de Emmanuel Macron con Pompeo, en la que señala que ésta se llevaría a cabo "con total transparencia hacia el equipo del presidente electo Joe Biden".

Francia y Estados Unidos mantienen unas relaciones tensas desde que la Administración Trump tomó la Casa Blanca, así lo hacer ver un artículo publicado en France 24.

El Ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, citado por el medio, "dijo el viernes que había 'temas difíciles' sobre la mesa, desde la situación en Irak e Irán, el terrorismo, el Medio Oriente y China".

Le Drian transmitió que Francia no aprueba el impulso de Trump para concretar la retirada de las tropas estadounidenses en Afganistán e Iraq. "No creemos que eso deba suceder. También diremos que tampoco debería suceder en Iraq", señaló.

Recientemente, el nuevo jefe del Departamento de Defensa, Chris Miller, anunció en una sesión informativa, donde no aceptó preguntas de la prensa, que Estados Unidos fijó la reducción de las tropas a dos mil 500 soldados tanto en Iraq como en Afganistán para el 15 de enero de 2021.

"Hoy es otro paso crítico en esa dirección y el resultado del audaz liderazgo del presidente Trump", dijo Miller, y remató: "Con las bendiciones de la Providencia en el próximo año, terminaremos esta guerra generacional y traeremos a nuestros hombres y mujeres a casa".

Biden, quien cuenta con el beneplácito del gobierno de Macron, se opone a la retirada de las tropas en el extranjero que Trump proyecta llevarlas a cero. En cambio, el demócrata sostiene que todavía hay que "preocuparse por el terrorismo y el Estado Islámico", por lo que sería necesario seguir manteniendo una "pequeña fuerza" militar en Iraq, Afganistán y Siria, a pesar de que la presencia estadounidense solo ha traído muertes, desplazamientos masivos y deterioro de la vida en general en esos territorios.

Otro tema que hay que sopesar en la actitud que toma Europa ante la posible salida de Trump de la Casa Blanca es la predicción de una atmósfera más respirable en relación al manejo de la política exterior con Irán.

La agenda de la gira de Pompeo se centra en las hostilidades contra Irán y China, sin detenerse a calcular que los europeos tienen una mala opinión del desmantelamiento del acuerdo nuclear pactado con Teherán en la Administración Obama.

Él y Elliott Abrams, enviado especial para Irán y Venezuela, están preparando una "avalancha" de "sanciones" contra Irán. Según el medio Axios, Abrams reveló en una reunión en privado que "la Administración Trump quiere anunciar un nuevo conjunto de sanciones contra Irán todas las semanas hasta el 20 de enero", día de la inauguración presidencial en Estados Unidos.

Retirarse unilateralmente del acuerdo nuclear y condenar a la población iraní a un cuadro de asfixia financiera no obtuvo el resultado esperado por el gobierno de Donald Trump. En vez de causar un revés en las capacidades nucleares de Irán, Washington promovió una respuesta de aumento de producción y almacenamiento de uranio enriquecido al 20% (al menos 120 kg anual), como medida de disuasión iraní para que Estados Unidos y Europa levanten las sanciones.

Solo hay que ver los efectos del garabato diplomático que finge Pompeo: Francia sin intenciones de escucharlo por más tiempo que lo mínimo para mantener las apariencias diplomáticas y Turquía rechazando completamente su aparición en la escena.

Lo que destaca esta estadía de las anteriores es que el jefe del Departamento de Estado planea visitar territorios anexados ilegalmente sin reconocimiento internacional en Cisjordania y los Altos de Golán, según informó el periodista israelí Barak Ravid en Axios, por lo que se convertiría en el primero en su cargo en ir a esos lugares en un viaje oficial a Israel.

Pompeo tendría la intensión de visitar una bodega de vino en el asentamiento israelí de Psagot, que diseñó una etiqueta con el nombre del funcionario.

Ravid relata los hechos que antecedieron a este probable y extraño evento: en noviembre de 2019 Pompeo informó que Estados Unidos dejaba de considerar ilegales los asentamientos israelíes en Cisjordania. Lo dijo una semana después de que un tribunal de la Unión Europea obligara a etiquetar los productos elaborados en los territorios ocupados por (Israel).

De todas formas, las últimas acciones del hasta ahora (y quizás por muy poco tiempo más) jefe de política exterior de Estados Unidos tienen menos sentido que antes, están desfasadas y muy probablemente no tendrán influencia relevante en el devenir internacional próximo.