Peligro nuclear en manos de Trump

El exsecretario de Defensa de Estados Unidos William Perry advirtió en un artículo en el periódico Politico que los códigos para el lanzamiento de misiles nucleares todavía están en manos de Donald Trump.

  • Peligro nuclear en manos de Trump (AP Photo/Cliff Owen)
    Peligro nuclear en manos de Trump (Foto: AP/Cliff Owen)

Perry considera que es hora de quitarle a Trump el botón de las armas nucleares, así como los que le sigan en la presidencia.

A juicio del exsecretario, debe abolirse la exclusividad de esa peligrosa prerrogativa presidencial al estimar que el sistema político en Estados Unidos va contra la democracia, está desactualizado y es extremadamente peligroso.

Trump todavía tiene el dedo en el botón nuclear y eso debe cambiar, reiteró Perry.

William J. Perry ocupó la jefatura del Pentágono de 1994 a 1997 y se manifiesta horrorizado con los inquietantes eventos ocurridos en el Capitolio y el escandaloso papel de Trump, quien incitó a los disturbios.

En su opinión, el saliente jefe de la Casa Blanca está desquiciado, es una amenaza para la democracia y la supervivencia humana. 

El peligro es tan grave que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, está buscando activamente formas de evitar que "el presidente inestable acceda a los códigos de lanzamiento y ordene un ataque nuclear".

Según la política existente, la única forma segura de salvaguardar el arsenal nuclear de un presidente inestable es no elegir uno. 

Una vez en el cargo obtiene autoridad absoluta para iniciar una guerra nuclear y en cuestión de minutos, puede dar salida a cientos de bombas atómicas o solo una. No necesita una segunda opinión. El secretario de Defensa no tiene voz. El Congreso no tiene ningún papel.

Como nación, debemos preguntarnos: ¿Por qué corremos ese riesgo? ¿Realmente creemos que Trump es lo suficientemente responsable como para confiarle el poder de acabar con el mundo?, pregunta Perry.

Pero aquí está la cuestión más importante: ¿realmente creemos que cualquier presidente debería tener el poder divino para llevar a cabo la destrucción global en un instante? 

A estas alturas, debería quedar claro que ninguna persona debería tener ese poder unilateral para acabar con nuestra civilización. Esa autoridad sin control es antidemocrática, obsoleta, innecesaria y extremadamente peligrosa.

Es hora de deshacerse del fútbol nuclear. Ya no es necesario y su mera existencia es un peligro para nuestra seguridad nacional.

¿Cómo llegamos aquí? Comenzó hace 75 años, cuando el presidente Harry Truman vio la devastación de Hiroshima y Nagasaki y decidió no volver a utilizar la bomba atómica. 

Para él, eso significaba mantenerlo fuera del alcance de los militares. Así que Truman declaró que no se podrían lanzar más bombas atómicas a menos que él personalmente lo autorizara. 

Al hacerlo, Truman sentó el peligroso precedente del control por una sola persona. 

Las bombas atómicas se convirtieron en "las armas del presidente" y se reforzó la autoridad exclusiva cuando tanto Estados Unidos como la Unión Soviética desplegaron misiles balísticos capaces de atravesar el mundo en minuto.

Como resultado, durante las últimas cinco décadas, cada presidente ha viajado con un maletín conocido como el “balón de fútbol nuclear” que contiene los códigos que le permitirían, bajo su sola autoridad, ordenar el lanzamiento del arsenal nuclear. 

Sin embargo, la asombrosa capacidad de lanzar cientos de armas termonucleares en cuestión de minutos conlleva graves peligros. 

¿Algún presidente podría tomar una decisión sabia bajo una presión de tiempo tan aplastante? ¿Y si fuera una falsa alarma? ¿Cómo lo sabría el presidente? ¿Y si el presidente estaba mentalmente inestable?

Estuvimos a punto de caer en una guerra nuclear varias veces durante la Guerra Fría. Las falsas alarmas, en particular, son una preocupación real y creciente. 

Hoy en día, las falsas alarmas son aún más probables porque nuestras armas y sistemas de advertencia son vulnerables a ataques cibernéticos como el presunto reciente ataque de Rusia a SolarWinds. 

Si el presidente lanza armas nucleares en respuesta a una falsa alarma, iniciaría la Tercera Guerra Mundial.

Claramente, los flagrantes esfuerzos de Trump para socavar la democracia y privar de sus derechos a millones de votantes muestran una extrema falta de juicio e incapacidad para promover el bien público. 

Y, sin embargo, le hemos confiado la autoridad exclusiva durante cuatro años. El hecho de que él no hubiera elegido usar armas nucleares no significa que fuera una buena idea darle ese poder. No lo es. Y si tenemos la suerte de sobrevivir las próximas dos semanas y entregar ese poder a un presidente mucho más confiable, eso no significa que ya no tengamos que solucionar ese problema.

Por mucho que podamos esperar, no podemos asumir que nunca tendremos otro presidente tan descalificado y desquiciado como Trump. Es tentador pensar que los estadounidenses han aprendido una lección y no repetirán el error. 

Pero no podemos descansar el destino del mundo en tal fantasía. Hay numerosos políticos que en este momento compiten por ser herederos políticos de Trump. 

El propio Trump posiblemente podría volver a postularse y sus hijos tienen ambiciones políticas.

Trump no es el primer presidente que despierta esas preocupaciones. Siempre existe la posibilidad de que un presidente, en el momento que importa, pueda estar delirando (como Trump), beber en exceso (como Richard Nixon) o participar en alguna otra actividad que pueda nublar su juicio. 

Los presidentes, como todos nosotros, cometemos errores.

No necesitamos correr esos riesgos. Ya no es necesario tomar una decisión sobre el uso nuclear rápidamente, y así es como el presidente electo Joe Biden puede llegar allí.

Primero, una vez en el cargo, Biden debería anunciar que compartiría la autoridad para usar armas nucleares con un grupo selecto en el Congreso. 

También debería declarar que Estados Unidos nunca comenzará una guerra nuclear y que usaría la bomba solo como represalia.

En segundo lugar, para que esa promesa sea más creíble, Biden debería retirar los misiles balísticos terrestres que están estacionarios y son más vulnerables a ser eliminados en un primer ataque, lo que podría obligar a un presidente a un rápido "úselos o piérdalos".

Esos misiles son innecesarios para la disuasión, que está garantizada por armas de supervivencia basadas en submarinos. Podemos y debemos salir de la mentalidad de "úselos o piérdalos".

El 20 de enero, si todo va bien, la nación y el mundo pueden dar un gran suspiro de alivio. Una vez que Biden asuma el cargo de presidente, el fútbol nuclear será suyo. 

Entonces dependerá de Biden retirar el fútbol y asegurarse de que nunca más volvamos a confiar la a un ser humano la máquina de matar más poderosa jamás creada.