Fuerzas africanas ultiman en Somalia a 189 elementos radicales

Según el portavoz adjunto de las Fuerzas de Defensa del Pueblo de Uganda (UPDF, por sus siglas en inglés), teniente coronel Deo Akiiki, el destacamento adscripto a la Amison, mató a los extremistas en sus escondites entre matorrales, lo cual se considera un gran golpe militar contra esos violentos elementos.

  • Fuerzas africanas ultiman en Somalia a 189 elementos radicales.
    Fuerzas africanas ultiman en Somalia a 189 elementos radicales.

La Misión de la Unión Africana en Somalia (Amison) informó que ultimó a 189 integrantes del grupo radical islámico Al-Shabab como parte de una redada en la localidad de Sigaale.

Según el portavoz adjunto de las Fuerzas de Defensa del Pueblo de Uganda (UPDF, por sus siglas en inglés), teniente coronel Deo Akiiki, el destacamento adscripto a la Amison, mató a los extremistas en sus escondites entre matorrales, lo cual se considera un gran golpe militar contra esos violentos elementos.

.- Más de siete muertos en atentado terrorista contra el jefe del servicio penitenciario de Somalia

Tras señalar que las acciones tuvieron lugar en las aldeas de Sigaale, Adimole y Kayitov, vecinas de Janaale, en la región de Bajo Shabelle, la fuente precisó que en tal operación fueron destruidos numerosos equipos militares y motocicletas, medios utilizados por los insurgentes.

Otras fuentes precisaron que durante los sorpresivos ataques contra la milicia fueron apresados dos comandantes de Al-Shabab, los cuales fueron entregados al Ejército somalí.

Akiiki resaltó, asimismo, que, a diferencia de tiempos pasados, actualmente las UPDF emplean contra la agrupación extremista helicópteros artillados, lo cual facilita las operaciones de las tropas terrestres.

Las fuerzas armadas de Somalia, de conjunto con tropas de la Amison, lograron expulsar en 2011 a Al-Shabab de Mogadiscio, sin embargo, la agrupación extremista, la cual propugna la instauración de un estado islámico ultraconservador, controla amplias zonas del centro y sur de este territorio.

Desde el derrocamiento en 1991 del presidente somalí Mohamed Siad Barre por guerrillas armadas, este Estado sufre un conflicto bélico e inestabilidad política y social, situación agravada por la existencia de una frágil autoridad central.