Países del Golfo expresan su apoyo a Arabia Saudita

Bahrein y  Emiratos Árabes Unidos (EAU) condenaron el informe desclasificado por Estados Unidos  sobre las circunstancias de la muerte de Khashoggi y cuyo caso tuvo gran repercusión internacional.

  • Países del Golfo expresan su apoyo a Arabia Saudita
    Países del Golfo expresan su apoyo a Arabia Saudita.

Varios estados del Golfo expresaron su apoyo a  Arabia Saudita tras el fallo judicial que ratifica el interés por responsabilizar a todos los involucrados en el asesinato del periodista crítico del gobierno de Riad,Jamal Khashoggi, quien fue visto por última vez el 2 de octubre de 2018 entrando al consulado de su país en la ciudad turca de Estambul.

Bahrein y  Emiratos Árabes Unidos (EAU) condenaron el informe publicado por Estados Unidos  sobre las circunstancias de la muerte de Khashoggi y cuyo caso tuvo gran repercusión internacional.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de los EAU expresó su confianza y apoyo a los fallos judiciales sauditas y destacó -dijo- los esfuerzos del reino dirigidos a la estabilidad y seguridad de la región.

La cancillería de Kuwait también manifestó el respaldo a lo declarado en el comunicado saudita y ratificó su rotundo rechazo a todo lo que pueda afectar la soberanía de la monarquía árabe.

En ese sentido, destacó “la importancia del papel fundamental que desempeña Arabia Saudita bajo el liderazgo del rey Salman bin Abdulaziz Al Saud y su príncipe heredero, Mohammed bin Salman bin Abdulaziz, a nivel regional e internacional".

Arabia Saudita rechazó el informe de la inteligencia estadounidense acera del asesinato de Khashoggui y lo describió como una "evaluación negativa, falsa e inaceptable" sobre el liderazgo del reino. A su vez lamentó que se emitiera tal reporte y llevara a conclusiones erróneas e injustificadas.

El viernes último Estados Unidos sacó a la luz el expediente que culpa a Bin Salmán, de la operación para matar al conocido periodista. La divulgación del documento se produce justo un día después de la llamada telefónica entre el presidente Joe Biden y el rey Bin Abdulaziz.

El informe de la Oficina del Director Nacional de Inteligencia confirma las conclusiones clasificadas a las que llegó la CIA tras el asesinato en 2018. El veredicto está basado en  el control que Mohamed bin Salmán tiene en la toma de decisiones, su "apoyo por las medidas violentas para silenciar a disidentes en el extranjero, incluido Khashoggi" y la participación en la operación de altos miembros de seguridad y asesores.

Sostiene el texto que "el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salmán, aprobó una operación en Estambul, Turquía, para capturar o matar al periodista saudita Jamal Khashoggi".

Medios estadounidenses habían informado de que la Casa Blanca quería que se produjese esta llamada antes de hacer público el informe. En el comunicado de la llamadano se hace alusión alguna a Khashoggi, aunque sí que se hace referencia a los derechos humanos.

"Los dos discutieron sobre la seguridad regional, incluidos los esfuerzos renovados liderados por la ONU y EE.UU. para acabar con la guerra en Yemen, así como el compromiso de EE.UU. a ayudar a Arabia Saudita a defender su territorio", informó la Casa Blanca.

"El presidente destacó la importancia que pone EEUU en los derechos humanos universales y el Estado de derecho", agregó la mansión ejecutiva.

"La divulgación pública (del informe) marcará un nuevo capítulo en las relaciones de Estados Unidos con Arabia Saudita y una diferencia clara en la política del presidente Joe Biden y la del expresidente Donald Trump", sostuvo la cadena de televisión NBC, que dijo haber tenido ya acceso al informe hace casi tres años.

Según la agencia estatal saudita SPA, ambos líderes subrayaron en la llamada la intención de "fortalecer lazos". La agencia, que no hace mención alguna a los derechos humanos, sostiene que el rey Salmán expresó "la voluntad del reino de alcanzar una solución política e integral en el Yemen".

El Gobierno saudita inicialmente negó toda responsabilidad en el asesinato de Khashoggi, pero más tarde sostuvo que el periodista falleció  accidentalmente por agentes que buscaban extraditarlo.

La versión oficial de Arabia Saudita es que esos agentes, vinculados estrechamente con el príncipe Bin Salmán, actuaron por su cuenta y que el gobernante no estuvo involucrado.

En Arabia Saudita, ocho individuos fueron condenados por la muerte de Khashoggi y cinco de ellos fueron sentenciados a la pena capital. Más tarde esas sentencias fueron conmutadas por la pena de 20 años de prisión.

Por su parte, Estados Unidos anunció sanciones y restricciones de visado a más de 70 sauditas  que "se cree que han estado implicados en amenazas a disidentes en el extranjero", algunos de ellos involucrados en el asesinato de Khashoggi.

El secretario de Estado, Antony Blinken, presentó en un comunicado la llamada "Prohibición Kashoggi", en homenaje al periodista y a través de la que se han impuesto las restricciones a 76 sauditas.

"La 'Prohibición Khashoggi' permite al Departamento de Estado imponer restricciones de visado a individuos, que, actuando en nombre de Gobiernos extranjeros, se cree que hayan estado implicados directamente en actividades extraterritoriales contra los disidentes, incluyendo la supresión, acoso, vigilancia, amenazas o daños a periodistas, activistas y otras personas percibidas como disidentes por su trabajo", dijo Blinken.