La existencia de bases estadounidenses viola la soberanía de Iraq, dice el líder de la Resistencia

"Decir que Iraq necesita fuerzas extranjeras para defender su territorio es un insulto a las instituciones militares y de seguridad iraquíes, incluidos el ejército y la Movilización Popular", escribió en un tuit Qais Khazali, quien lidera el grupo de resistencia Asa'ib Ahl al-Haq,

  • La existencia de bases estadounidenses viola la soberanía de Iraq, dice el líder de la Resistencia.
    La existencia de bases estadounidenses viola la soberanía de Iraq, dice el líder de la Resistencia.

Qais Khazali, líder del grupo de la resistencia Asa'ib Ahl al-Haq, una de las facciones de las Unidades de Movilización Popular (PMU) de Iraq, rechazó como ofensiva la presencia de fuerzas extranjeras en el territorio nacional con el supuesto objetivo de "proteger" al país árabe, y calificó la existencia de bases estadounidenses como una violación de la soberanía del país.

"Decir que Iraq necesita fuerzas extranjeras para defender su territorio es un insulto a las instituciones militares y de seguridad iraquíes, incluidos el ejército y la Movilización Popular", escribió Khazali en un tuit el miércoles por la noche.

"Fueron los combatientes iraquíes quienes lograron derrotar al grupo terrorista Daesh y a sus patrocinadores sin necesitar la ayuda de fuerzas extranjeras", dijo.

El miércoles, Estados Unidos e Iraq anunciaron en una declaración conjunta que han acordado la eventual retirada de las tropas de combate estadounidenses del país árabe, mientras que la misión restante de las fuerzas estadounidenses se centrará en lo que se denominó "entrenamiento" de las tropas iraquíes.

Sin embargo, la declaración decía que los dos gobiernos aún no habían fijado el calendario de retirada de las fuerzas estadounidenses y que mantendrían conversaciones al respecto.

Unos 2 mil 500 soldados estadounidenses están en Iraq con el pretexto de luchar contra los terroristas del Daesh. La declaración del miércoles decía que las fuerzas iraquíes habían superado ya la ayuda estadounidense debido al éxito de la asociación estratégica entre Washington y Bagdad.

Khazali dijo que, dado que los elementos de Daesh se han convertido en una amenaza para la seguridad más que en una amenaza militar, la fuerza aérea estadounidense ya no es necesaria e Iraq debería confiar en su propia aviación militar.

Asimismo, pidió al equipo negociador iraquí que no permita a los estadounidenses encontrar nuevas excusas para ampliar su presencia en suelo iraquí, y añadió que los estadounidenses buscan "permisos" para permanecer en Iraq justificando su presencia.

"La presencia de bases militares y fuerzas de combate estadounidenses, junto con el dominio de Estados Unidos sobre el espacio aéreo iraquí, es un claro acto de ocupación", declaró.

Khazali dijo que la existencia de las bases militares estadounidenses de Ain al-Assad, en el oeste de Irak, y de al-Harir, en el norte del país, es una flagrante violación de la soberanía del país y será rechazada por el pueblo iraquí.

Los llamamientos del pueblo iraquí para la expulsión de las fuerzas estadounidenses han crecido rápidamente desde el asesinato por parte del ejército estadounidense de los principales comandantes antiterroristas iraníes e iraquíes -el teniente general Qassem Suleimani, comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardias de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, y Abu Mahdi al-Muhandis, jefe adjunto de la PMU de Iraq- cerca de Bagdad el 3 de enero de 2020.

Los legisladores iraquíes, días después del sonado asesinato, aprobaron un proyecto de ley que exige al gobierno de Bagdad que ponga fin a la presencia de todas las fuerzas militares extranjeras en el país árabe.