Estadounidenses no quieren enfrentamientos en el Oriente Medio

La mayoría de la población en Estados Unidos prioriza salir de las guerras de Oriente Medio antes que enfrentarse a los adversarios en esa región, reveló una encuesta del Centro para el Progreso Americano publicada en el sitio responsiblestatecraft.org.

  • Estadounidenses no quieren enfrentamientos en el Oriente Medio
    Estadounidenses no quieren enfrentamientos en el Oriente Medio

Los votantes se preocupan más por acabar con las guerras interminables que por enfrentarse a los enemigos, precisa la publicación, mientras que curiosamente, las principales prioridades de "política exterior" son las que afectan a la población a nivel interno, como el empleo y la inmigración.

El sondeo mostró, además,  que cuestiones como el empleo, la inmigración y el cambio climático dominaban el pensamiento de los votantes en materia de política exterior, mientras que las preocupaciones del establishment, como la confrontación con los enemigos y la difusión de la democracia, tenían poca prioridad.

Cuando se les preguntó cuáles eran sus tres principales prioridades en materia de política exterior, el mayor número de encuestados -el 47 por ciento- eligió "proteger el empleo de los trabajadores estadounidenses", seguido por el 42 por ciento de los encuestados que eligió "reducir la inmigración ilegal", un  28 por ciento que eligió "combatir el cambio climático global" y otro 28 que dijo que "mejorar las relaciones con los aliados" era una prioridad máxima.

Según la valoración los encuestados estaban divididos por líneas partidistas en una variedad de temas. La prioridad principal de los republicanos fue reducir la inmigración ilegal, mientras que la prioridad principal de los demócratas fue combatir el cambio climático global.

Sin embargo, los estadounidenses  parecen estar unidos en la necesidad de dejar de intervenir en las guerras de Oriente Medio. Una cuarta parte de los encuestados -incluyendo una proporción similar de demócratas, republicanos e independientes- eligió "poner fin a la participación de Estados Unidos en las guerras de Oriente Medio" como una de sus principales prioridades.

Mientras tanto, menos de una cuarta parte de los encuestados priorizaron "proteger contra las amenazas terroristas de grupos como ISIS o Al Qaeda", "hacer frente a la agresión militar y económica de China", "hacer frente a las (presuntas) amenazas nucleares de Irán y Corea del Norte" o "detener la injerencia rusa en el gobierno y la política de Estados Unidos".

La pesquisa reveló que más republicanos que demócratas o independientes dieron prioridad a enfrentarse a cada uno de estos enemigos, excepto a Rusia. En ese caso, la división partidista se invirtió, ya que casi un tercio de los encuestados demócratas, pero sólo el 11% de los republicanos, eligieron la lucha contra la injerencia rusa como prioridad principal.

El hallazgo más sorprendente en este sondeo es el declive del terrorismo como principal preocupación de política exterior", escribieron los autores de la encuesta del Center for American Progress, señalando que las amenazas terroristas habían sido la principal preocupación de los votantes durante una encuesta similar de 2019.

Destacó en la pesquisa  que los encuestados se preocupan por lo que ocurre en otros países, pero no quieren necesariamente que Estados Unidos se involucre en los asuntos internos de esas naciones.

Casi dos tercios de los encuestados estaban de acuerdo en que "los acontecimientos que ocurren en otras partes del mundo tienen un gran impacto en la economía de Estados Unidos, y deberíamos hacer más para asegurarnos de que nuestras políticas nacionales y extranjeras trabajan juntas para crear más puestos de trabajo en Estados Unidos y proteger sus intereses".

Sin embargo, el 55% estuvo de acuerdo en que "Estados Unidos es más fuerte cuando nos centramos en nuestros propios problemas en lugar de meternos en los de otros países", frente a sólo el 41% que quería que Estados Unidos "asumiera un papel de liderazgo en el mundo para proteger nuestros intereses nacionales y avanzar en objetivos comunes con otros países".