Funcionario talibán: Todos los estadounidenses deben abandonar Afganistán, excepto los diplomáticos

"Han aceptado que todos los estadounidenses, excepto sus diplomáticos, abandonen Afganistán y esta cuestión está claramente escrita", dijo en una entrevista con el programa Face to Face de Press TV, el alto funcionario talibán Khairullah Khairkhwa.

  • El mulá Khairullah Khairkhwa.
    El mulá Khairullah Khairkhwa.

Todas las fuerzas extranjeras en Afganistán son consideradas ocupantes, expresó un alto funcionario talibán, mulá Khairullah Khairkhwa, a Press TV. "Estados Unidos debe retirar a todo su personal militar y civil del país, excepto a sus diplomáticos", agregó.

De acuerdo con el mulá Khairullah Khairkhwa, el grupo talibán y Estados Unidos habían llegado a un acuerdo al respecto.

"Ellos aceptaron que todos los estadounidenses, excepto sus diplomáticos, abandonen Afganistán y esta cuestión está claramente escrita", dijo Khairkhwa.

"Todas las fuerzas de la OTAN y sus aliados en Afganistán deben abandonar el país, e incluso aquellos que nombraron para proteger sus embajadas fueron rechazados por nosotros, porque si llegamos al gobierno de Afganistán, somos responsables de proteger sus embajadas y diplomáticos", añadió el funcionario.

Según Khairkhwa, Estados Unidos y la OTAN son incapaces de proporcionar seguridad a Afganistán. "Si los estadounidenses hubieran sido capaces de asegurar Afganistán, lo habrían hecho durante sus 20 años de ocupación del país, en los que entraron unas 150 mil fuerzas extranjeras en el territorio centroasiático", dijo.

¿Cómo pueden aportarnos seguridad?, se preguntó, y advirtió que, si se le da la oportunidad, Washington siempre intentará encontrar un pretexto para traer tropas, ya sea para entrenar a las fuerzas afganas o para proporcionar seguridad a los intereses estadounidenses en Afganistán.

Khairkhwa dijo también que la historia de las intervenciones militares extranjeras en Afganistán, como fue el caso de las invasiones británicas y rusas, demostraba que ese militarismo estaba condenado al fracaso.

Predijo que si Estados Unidos intentaba volver a entrar en Afganistán tras la actual retirada de tropas, acabaría sufriendo el mismo destino que en los últimos 20 años.

"Porque cuando alguien entra en la casa de alguien y lucha allí, el dueño de la casa se defenderá mientras viva. Y si los estadounidenses quieren volver, se repetirá el mismo proceso de hace 20 años. No les sirve de nada, ni a nosotros tampoco...", señaló el funcionario.

Sobre la escalada de agresividad de los talibanes desde mayo y por los objetivos que el grupo podría estar buscando con el aumento de la violencia, Khairkhwa afirmó que el grupo daba prioridad a las "soluciones políticas" y a la "negociación" frente a la ofensiva armada.

"Estamos tratando de encontrar soluciones que sean una buena manera de que el pueblo elija un gobierno, ya sea en forma de consejo y acuerdo, o de alguna otra manera, está ahora sobre la mesa de negociación", dijo.

El grupo, alegó, cerraría la puerta a toda negociación si estuviera completamente en contra.

El funcionario talibán, sin embargo, subrayó que ni los avances del grupo ni la caída del gobierno en funciones eran de ayuda. "Los distritos son muy fáciles de conquistar" por los talibanes, que "tienen la capacidad de conquistar también las grandes ciudades", dijo.

Agregó que "en cuanto al gobierno actual, el pueblo sabe que no durará. Por eso la caída está en marcha".

Khairkhwa afirmó que los "ancianos" no habían ordenado aún ninguna ofensiva contra las grandes ciudades, incluida la capital, Kabul, y que el grupo daría prioridad a la negociación y al acuerdo político sobre la forma de su control en el futuro.

No obstante, no descartó una acción armada dirigida a las ciudades al afirmar: "Tomamos precauciones para que, Dios no lo quiera, no se produzcan bajas masivas".


Al referirse a la razón por la que los talibanes no habían estado luchando contra el grupo terrorista takfirí de Daesh, respaldado por el extranjero, al que consideran otra entidad ocupante, durante algún tiempo, el funcionario dijo que el paréntesis se había producido como resultado de la naturaleza esporádica de la presencia de Daesh en Afganistán, y añadió que el grupo habría mantenido su lucha si los takfiris "tuvieran un cuartel general".

También describió la ideología de Daesh como "desviada" y afirmó que la mentalidad de los talibanes difiere de la del grupo terrorista.

Khairkhwa dijo que las relaciones entre el grupo y Arabia Saudita no tienen la calidad de antes. "No tenemos la misma conexión que teníamos antes... No hemos hecho ningún viaje público a Arabia Saudita", dijo.


También dijo que si el régimen saudita pretendía financiar las llamadas "escuelas religiosas" en Afganistán, la financiación tenía que pasar por el gobierno y el Ministerio de Educación en lugar de ir directamente a las escuelas.