Rusia presenta por primera vez una demanda interestatal ante TEDH

Cancillería rusa espera una actitud europea despolitizada ante queja contra Ucrania

  • Rusia presenta por primera vez una demanda interestatal ante TEDH
    Rusia presenta por primera vez una demanda interestatal ante TEDH

La Cancillería rusa señaló hoy que espera una actitud imparcial y no politizada del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ante la queja interestatal presentada por Rusia contra Ucrania.

Según la declaración, Moscú pide 'un estudio a fondo por parte del Tribunal de los materiales y pruebas presentados por el estado demandante', subrayó.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia comentó que la decisión de presentar la denuncia debió tomarse hace mucho tiempo y que la situación actual en Ucrania no dejó otra opción que recurrir a las instancias judiciales internacionales.

'Se trata de la discriminación de la población de habla rusa, incluida la perdida de los derechos educativos; la persecución de periodistas y medios de comunicación', indicó el documento.

La acusación contiene además 'las atrocidades sistemáticas infligidas a los residentes de Donbass durante la llamada operación antiterrorista desplegada por Kiev contra su propia población', reflejó el texto.

Llamó la atención también sobre las consecuencias de las acciones de las autoridades de Kiev sobre la población de los territorios fronterizos rusos, incluido el bloqueo del agua a Crimea.

La Cancillería rusa explicó que la presentación del caso ante el TEDH fue el resultado del 'completo desprecio' por parte de Kiev de los organismos y obligaciones internacionales, además de la incapacidad del sistema judicial ucraniano para 'investigar adecuadamente estos hechos'.

Aseguró que todas las reclamaciones contenidas en la denuncia están respaldadas por un considerable número de pruebas acumuladas a lo largo de los años.

En su demanda, Rusia acusa a Ucrania de violar el Convenio Europeo de Derechos Humanos. En particular, culpa al país vecino de la muerte de civiles, de encarcelamiento ilegal y de trato cruel a personas en Kiev, Odessa, y la region de Donbass; así como de la muerte de personas, daños a la salud y destrucción de bienes durante bombardeos del territorio ruso adyacente.

También responsabiliza a Kiev de reprimir la libertad de expresión y de la persecución de disidentes, así como de la discriminación de la población de habla rusa, del idioma ruso, de empresas y de empresarios rusos.

Por otro lado, acusa a Ucrania de privar a los residentes del sureste del país de la oportunidad de participar en las elecciones, así como de lanzar ataques contra misiones diplomáticas, consulares y otras misiones rusas.

Finalmente, en la acusación se menciona la tragedia del vuelo MH17 ocurrida en el este de Ucrania en julio de 2014, debido al hecho de que Kiev no cerró el espacio aéreo sobre la zona de guerra.