¡El futuro prometedor del pistacho sirio!

Conocido como pistacho de Alepo, el cacahuete verde renace en Siria para compensar los años de hambruna: esos 10 años de destrucción provocados por la guerra, los incendios y la gran cantidad de malezas.

  • ¡El futuro prometedor del pistacho sirio! (Foto: Engin Akyurt / Unsplash)
    ¡El futuro prometedor del pistacho sirio! (Foto: Engin Akyurt / Unsplash)

El pistacho, este elemento imprescindible, esencial para la cultura siria que entra en la elaboración de pasteles, helados y confitería, es un tesoro nacional y Morek, este lugar desconocido entre Alepo y Hama, es su válvula.

Esta localidad, testigo de las más terribles batallas contra Daesh, vio la destrucción de una gran parte de sus 800.000 árboles de pistacho que valieron a Siria su ranking del cuarto productor mundial de pistacho en 2013, destinado a la exportación, principalmente a Arabia Saudí, Jordania, Líbano y Europa. 

Apenas recuperadas estas tierras de manos de rebeldes, empezaron los agricultores el cultivo. Tan querida es su tierra como su trabajo.

"Estoy bien mientras mis cultivos estén bien", asegura Mohammad Al Hussein, un ingeniero agrícola de 40 años que trabaja la tierra desde hace más de 18 años. Encontró sus arbustos marchitos al regreso a su aldea y añade: "La recuperación fue dura. Empezamos a inspeccionar el suelo en busca de explosivos, a cortar las ramas muertas de los arbustos, a deshacerse de los restos de proyectiles y vehículos oxidados, vestigios de los combates. En principio, la tierra debería ararse cuatro veces al año y los pesticidas rociarse dos veces al año. Esperamos devolver a los niveles de producción a los que estábamos acostumbrados antes de la guerra"

Mohammad Al Hussein: "el cultivo del pistacho es más que un trabajo cotidiano heredado de padres y abuelos, es una pasión".

Ya sea agricultor como Mohammad o propietario como el abogado Hassan Ibrahim, todos empiezan a regresar a sus tierras sin miedo, a pesar de todas las dificultades a las que se enfrentan. Hassan insiste diciendo: “El árbol es como un niño, necesita cuidado y presencia. Además, es una fuente de riqueza económica importante para mi familia y mi país, por eso hay un gran apoyo y aliento por parte del gobierno”.

  • “El árbol es como un niño, necesita cuidado y presencia
    “El árbol es como un niño, necesita cuidado y presencia"

En efecto, Morek es la única ciudad en el mundo que cultiva toda su superficie con la misma especie vegetal, y el pistacho es la principal fuente de ingresos para sus residentes que participan en la gran cadena del recoger, pelar, secar, rellenar, distribuir y por fin del exportar. 

Por eso se dedican todas las capacidades para restaurar los huertos: cavar, desyerbar, parchear y usar fertilizantes y pesticidas. 

Y como asegura Mohammad: “Tratamos siempre de mejorar la producción del pistacho, mediante el uso de fertilizantes (orgánicos - biológicos - minerales) y buenos pesticidas. También aspiramos a alcanzar la producción de pistachos orgánicos que satisfagan el deseo de un gran segmento de consumidores. Y todos nosotros estamos muy motivados para el futuro. Claro que seguiré en esta profesión y la desarrollaré”.

  • Morek es la única ciudad en el mundo que cultiva toda su superficie con la misma especie vegetal.
    Morek es la única ciudad en el mundo que cultiva toda su superficie con la misma especie vegetal.

Por lo que se ve no sólo al nivel nacional, sino también internacional la voluntad es fuerte, como lo confirma la apertura de Yasmine Al Sham, la primera tostadora siria en Paris que incluye principalmente productos a base de pistacho sirio.

Aquí interviene su propietario Nafia Alkhaldi diciendo: “Quisiera hacer conocer nuestra cultura, tan rica y exquisita es. Esta idea me atormenta desde mi llegada a Francia a finales de 2017. Claro que tengo ahora un pequeño local para mi negocio, pero la calidad es grande, y estoy muy orgulloso de producir aquí repostería, helados y productos derivados del pistacho sirio, hechos por manos 100% sirias”.