Bziza, una ciudad libanesa de diferentes épocas

A pocos kilómetros al norte de esta ciudad, aparecen otras antigüedades entre las tierras altas de la ciudad de Kousba Al-Kurani y la ciudad de Ain Ekrin, que son muy similares a las de en "Bziza".

  • Bziza, una ciudad libanesa de diferentes épocas
    Bziza, una ciudad libanesa de diferentes épocas

En una zona invisible y aislada geográficamente, entre los distritos de Koura y Batroun, se encuentra un pueblo lleno de antigüedades de diferentes períodos históricos, fenicio, romano, bizantino y otros. Su nombre es "Bziza", una ciudad pr la que -según buscadores e investigadores arqueológicos-, pasaron varias civilizaciones.

A pocos kilómetros al norte de esta ciudad, aparecen otras antigüedades entre las tierras altas de la ciudad de Kousba Al-Kurani y la ciudad de Ain Ekrin, que son muy similares a las de en "Bziza", estas antigüedades aparentemente se remontan a la época romana, lo que llevó a los investigadores a creer que la distancia entre Bziza y Ain Ekrin era una ciudad romana.

En la localidad se realizaron numerosas excavaciones, algunas incluso en propiedades privadas, debido a la investigación general especializada en excavaciones arqueológicas. 

Las sucesivas excavaciones han revelado restos de antiguas construcciones: vasijas de cerámica y lámparas de aceite que prueban que la localidad estuvo habitada desde la antigüedad.

  • Bziza, una ciudad libanesa de diferentes épocas
    Bziza, una ciudad libanesa de diferentes épocas
  • Bziza, una ciudad libanesa de diferentes épocas
    Bziza, una ciudad libanesa de diferentes épocas

Entre los monumentos más destacados de la zona se encuentra un sitio arqueológico conocido como "La Señora de las Columnas", que son los restos de un edificio que mantiene su forma general, la cual sufrió  daños, siendo destruido uno de sus cuatro lados, y cuya construcción indica que es un templo romano.

El área del sitio es de unos 20 metros cuadrados, su muro este es redondo, y es probable que sea el altar del templo. Tiene aberturas como ventanas y en su patio se encuentran restos arqueológicos de tinajas lisas y piedras labradas que se desmoronan de sus muros.

El Dr. Hanna Sassin, en su libro sobre "La Señora de los Pilares", señala que "se remonta al primer siglo cristiano, fue construida en la época de los romanos, y que el templo se convirtió en una iglesia en el cuarto o quinto siglo d.C., siendo construida sobre las ruinas de un templo fenicio". 

Su altar, al igual que el de Baalbek, está orientado hacia el este, demostrando sumisión u obediencia a la Sede de San Pedro en Roma.

El libro habla de cuatro columnas, cada una de las cuales mide 5,5 metros de alto, y su puerta es enorme, de 6,5 metros de alto y 2,6 metros de ancho”.

“El orientalista francés Ernest Renan dijo que estos monumentos esconden la historia de un gran monasterio bizantino que estaba cargado de hileras de arcos, cada hilera contenía 24 columna", acotó la especialista.

La investigación histórica que se ocupa de las excavaciones y las decoraciones de las columnas, así como de los puentes que las conectan; muestran que la precisión de las inscripciones indica el maravilloso aspecto estético, mientras, las columnas aún se mantienen en pie en una estatura simétrica que evoca el asombro de la grandeza, y hay un patio donde se llevaban a cabo los rituales practicados por los habitantes de esos antiguos períodos históricos.

Las columnas y la forma geométrica del sitio reflejan que existía  un "palacio real", se nota que en él se mezcla la fragancia del paganismo con sus mitos y creencias, con la fragancia del cristianismo después de que transformaron el templo en un templo cristiano llamado "La Señora de las Columnas" en el siglo IV d. C.

Algunos vecinos del sitio dicen que desde la antigüedad se cuentan historias de la existencia de un vestíbulo o sótano subterráneo, que vincula la estructura a un pequeño edificio cuyos muros tienen raros dibujos religiosos, aunque esta información permanece solo en el marco de narraciones populares.