Reportan violentos enfrentamientos en el norte de Siria

Los ataques aéreos turcos tuvieron como blanco el perímetro del Hospital Nacional en Ras al-Ain, al noroeste de Hasaka. Putin teme que Ankara no pueda controlar la situación en el noreste de Siria.

Reportan violentos enfrentamientos entre las Fuerzas Democráticas Sirias y el Ejército en el norte de Siria.

Violentos combates se producen entre las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) y el Ejército turco en las ciudades de Ras al-Ain y Tal Abyad, al norte de Siria, informó el corresponsal de Al Mayadeen en Alepo.

La fuente señaló que las fuerzas turcas tienen bajo control de fuego todos los caminos que conducen a la ciudad de Tal Abyad.

El Ministerio de Defensa turco dio a conocer este viernes la muerte de un soldado y otros tres resultaron heridos en enfrentamientos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), mientras continúa el intercambio de fuego entre las fuerzas turcas y las FDS en las zonas fronterizas.

El Observatorio sirio informó que las FDS recuperaron una serie de posiciones de las fuerzas turcas en Ras al-Ain y Tal Abyad.

También trascendió que los ataques aéreos turcos tuvieron como blanco el perímetro del Hospital Nacional en Ras al-Ain, al noroeste de Hasaka.

Por otro lado, se combate en la zona industrial al este de Ras al-Ain en un intento turco de avanzar hacia la ciudad.

Fuentes sobre el terreno indicaron la apertura de siete escuelas en al-Hasakah para dar cabida a los desplazados. Asimismo, el gobierno de la localidad continúa realizando intensos esfuerzos para recibir y ayudar a las olas de personas desplazadas.

Fuentes kurdas estimaron el número de desplazados de la franja fronteriza en más de 200 mil civiles que intentan escapar de los bombardeos y las redadas turcas.

Las fuerzas kurdas anunciaron la evacuación de un campamento en el que se encontraban más de siete mil personas desplazadas en el norte de Siria como resultado del bombardeo.

Putin teme que Ankara no pueda controlar la situación en el noreste de Siria

El presidente ruso, Vladimir Putin, expresó su preocupación por la fuga de prisioneros de Daesh como resultado de la operación militar turca.

Putin también manifestó su temor de que Ankara no tenga la capacidad para controlar la situación en el noreste de Siria, y pidió a los servicios especiales rusos que eviten la infiltración de terroristas provenientes de Siria en la Comunidad de Estados Independientes (CEI).