Alianza europea intenta recibir mil 500 refugiados menores de edad en la frontera turco-griega

El Gobierno alemán anuncia negociaciones a nivel europeo en estos días sobre una solución humanitaria para atender a los refugiados menores de edad en la frontera greco-turca.

  • Los solicitantes de asilo a países europeos acuden a las costas griegas.

El gobierno alemán anunció este lunes que una alianza "voluntaria" de países de la Unión Europea tiene la intención de recibir hasta mil 500 inmigrantes menores de edad que actualmente están varados en las islas griegas.

El anuncio llega en un momento en que se espera que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, llegue hoy a Bruselas para conversar con funcionarios de la Unión Europea sobre la situación de los migrantes en la frontera turco-griega.

El gobierno alemán dijo en un comunicado que hay "negociaciones que tienen lugar estos días a nivel europeo sobre una solución humanitaria, dirigida a organizar el cuidado de estos menores en el marco de una coalición de voluntarios", sin especificar los países que participarán en la alianza.

El gobierno agregó, luego de una reunión celebrada el domingo por la tarde que duró varias horas: "Queremos apoyar a Grecia para enfrentar la difícil situación humanitaria entre mil y mil 500 menores presentes en las islas griegas", y señaló que "el asunto está relacionado con niños que necesitan urgentemente, debido a una enfermedad, cuidado, o niños no acompañados, menores de 14 años, la mayoría de los cuales son del sexo femenino.

El gobierno expresó la voluntad de Alemania de cuidar el número "apropiado" de estos menores, en el marco de la "alianza de voluntarios" que se está negociando.

Los partidos de izquierda en Alemania han estado presionando durante varios días para presionar a Europa, y a Alemania en particular, para que brinden atención a los niños que están en Grecia o que llegan a la frontera turco-griega, después de que se transmitieron imágenes que muestran la frágil situación que sufren muchos de ellos.

Erdogan pidió a Grecia que abra sus fronteras a los refugiados y les permita ir a otros países europeos, después de que el presidente turco haya implementado sus amenazas, lo que hizo en más de una ocasión para abrir sus fronteras a los refugiados que vengan a países europeos.

El funcionario de política exterior de la Unión Europea, Joseph Borrell, acusó a Turquía de chantajear la tarjeta de refugiados que fluía hacia las fronteras, mientras que el Primer Ministro griego consideró que el acuerdo de inmigración entre la Unión Europea y Turquía estaba "muerto".