Aviones rusos parten hacia Serbia con ayuda para combatir el Covid-19

El primer avión con especialistas y equipos médicos militares rusos llegó este viernes a Serbia para ayudar a Belgrado a combatir el coronavirus, informó el Ministerio de Defensa ruso.

  • El avión Il-76 de la Fuerza Aeroespacial Rusa.

El primer avión con especialistas y equipos médicos militares rusos llegó este viernes a Serbia para ayudar a Belgrado a combatir el coronavirus, informó el Ministerio de Defensa ruso.

Los médicos militares que viajan a Serbia se especializan en virología y epidemiología.

“A partir de ahora, ocho equipos de médicos y enfermeras equipados con modernos equipos, así como un grupo de especialistas en protección nuclear, biológica y química, que pueden llevar a cabo la desinfección y el análisis de materiales patógenos, … y el suministro necesario de desinfectantes, se encuentra en el aeródromo militar de Chkalovsky y están listos para tomar el avión Il-76 de la Fuerza Aeroespacial rusa con destino a Serbia “, dijo el ministerio en un comunicado.

Luego de la partida del primer avión, la entidad militar rusa declaró que el segundo Il-76 con equipo médico partió hacia Serbia.

Según la cartera rusa, Putin ordenó establecer un grupo de aviación para este propósito y la ayuda humanitaria se entregará a partir del viernes.

El ministerio agregó que las fuerzas aeroespaciales rusas realizarían 11 vuelos a Serbia para transferir allí equipos médicos y de protección y enviarían 87 médicos y virólogos militares.

Hasta el viernes, Serbia ha registrado mil 171 casos de coronavirus y más de 30 muertes, mientras que el número total de casos de Covid-19 en todo el mundo ha superado el millón con aproximadamente 53 mil muertes.

A principios de esta semana, un avión de carga ruso An-124 llegó a Nueva York con desinfectantes, anteojos, respiradores y máscaras, así como otros equipos médicos, para ayudar a Estados Unidos en su lucha contra el virus mortal.

La ayuda llegó una semana después de que especialistas militares rusos comenzaron a ayudar a las autoridades italianas a prevenir nuevas infecciones por coronavirus.

El Ministerio de Defensa ruso desplegó a sus especialistas a fines de marzo en la ciudad de Bérgamo, Lombardía, que fue la que más sufrió el brote.