Irán llama a no politizar ayuda a El Líbano

El canciller de Irán, Mohammad Javad Zarif, llamó a no utilizar el incidente para materializar objetivos políticos. “Ningún país extranjero debería condicionar su ayuda a El Líbano a la agenda política. El futuro de ese país debe ser decidido por su propio pueblo”, dijo.

  • El canciller de Irán, Mohammad Javad Zarif, junto a su homólogo libanés Charbel Wehbe.
    El canciller de Irán, Mohammad Javad Zarif, junto a su homólogo libanés Charbel Wehbe.

En rueda de prensa ofrecida este viernes tras una reunión con su homólogo libanés, Charbel Wehbe, en Beirut, capital de El Líbano, Zarif instó a apoyar cualquier decisión de la nación libanesa sobre su futuro.

El diplomático iraní ofreció una vez más la condolencia del Gobierno y el pueblo iraníes a la nación libanesa por la explosión que se registró el 4 de agosto en el puerto de Beirut.

Zarif informó que en su encuentro con Wehbe discutieron las formas de reconstruir El Líbano en varios campos.

Después del pasado 4 de agosto, día de la explosión que sacudió la capital de El Líbano, Irán empezó de inmediato a brindar asistencia al país árabe, enviando aviones cargados con ayuda humanitaria, suministros médicos y medicamentos.

Esto mientras El Líbano se ha convertido en objeto de presiones, mayormente por parte de EE.UU., destinadas a suscitar discordias entre los libaneses con miras a evitar la influencia de Hizbullah.

Washington y su aliado histórico en la región, el régimen israelí, expresaron su solidaridad con el pueblo libanés y le ofrecieron ayuda. Sin embargo, varios expertos y figuras internacionales han considerado esa solidaridad una muestra de la hipocresía con El Líbano.

El Reino Unido, Francia y Alemania, por su parte, han enviado buques al puerto de Beirut, bajo el pretexto de ayudar al pueblo libanés.

El propio presidente de Francia, Emmanuel Macron, viajó la semana pasada a Beirut para reunirse con las autoridades locales, una iniciativa que recibió la condena de los mismos franceses, quienes aseguraron que el mandatario no tiene legitimidad para erigirse como salvador de los libaneses y que con su visita se arriesga a “molestar y desorganizar” la situación interna del país árabe.