Denuncian guerra encubierta de "Israel" contra tanqueros en el mar

El ataque al Shahr e Kord fue sólo una de las últimas salvas en un largo conflicto encubierto entre los dos países.

  • Denuncian guerra encubierta de “Israel” contra tanqueros en el mar
    Denuncian guerra encubierta de "Israel" contra tanqueros en el mar

El diario estadounidense The New York Times informó que de forma encubierta tanqueros con petróleo iraní son atacados en el Mediterráneo y el Mar Rojo por unidades navales de "Israel".    

En un amplio artículo fechado en Jerusalén el Times comienza su historia describiendo como una mañana reciente mientras navegaba por el Mediterráneo, la tripulación de un buque de carga iraní escuchó una explosión. El barco, el Shahr e Kord, estaba a unas 50 millas de la costa israelí, y desde el puente vieron una columna de humo que salía de uno de los cientos de contenedores apilados en la cubierta.     

El ataque al Shahr e Kord fue sólo una de las últimas salvas en un largo conflicto encubierto entre los dos países. Un funcionario israelí dijo que el ataque fue una represalia por un presunto asalto iraní a un buque de carga israelí, el mes pasado, señala el Times. 

Precisa el informe que desde 2019, "Israel" atacó barcos que transportan petróleo y armas iraníes por el Mediterráneo oriental y el Mar Rojo, abriendo un nuevo frente marítimo en una guerra regional en la sombra de la cual anteriormente se había desarrollado por tierra y en el aire.

La campaña israelí, confirmada por funcionarios estadounidenses se ha convertido en un eje del esfuerzo de Tel-Aviv por frenar la influencia militar de Irán en Oriente Medio y obstaculizar sus esfuerzos por eludir las sanciones de EE.UU. a su industria petrolera, señala el Times. 

Una ampliación de estos enfrentamientos, valora la publicación, complica aún más los esfuerzos de la administración de Joe Biden para persuadir a Irán de que vuelva a introducir límites en su programa nuclear a cambio de un alivio de las sanciones.    

"Se trata de una guerra fría en toda regla que corre el riesgo de volverse caliente con un solo error", dijo Ali Vaez, director del programa sobre Irán del International Crisis Group, una organización de investigación con sede en Bruselas. "Seguimos en una espiral de escalada que corre el riesgo de salirse de control".     

Según un funcionario estadounidense y un ex alto funcionario israelí, desde 2019, los comandos atacaron al menos diez barcos con carga iraní. El número real de puede ser superior a 20, dijo un asesor del ministerio y un comerciante de petróleo de Irán, precisa el Times.    

Los ataques israelíes fueron reportados por primera vez por The Wall Street Journal. La mayoría de los barcos transportaban combustible de Irán a Siria, y dos llevaban equipo militar. Un funcionario Estados Unidos y otro israelí dijeron que el Shahr e Kord transportaba equipo militar hacia Siria, agrega el informe.     

Irán ha negado estar involucrado en todos estos ataques que, al igual que los israelíes, parecían destinados no a hundir los barcos sino a enviar un mensaje.
 
"Si nos atacáis aquí, os atacaremos allí", dijo Gheis Ghoreishi, un analista político que ha asesorado al Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán en temas del Oriente Medio. Irán e "Israel" están llevando su guerra encubierta a las aguas abiertas.     

Asegura la publicación estadounidense que la larga contienda a la sombra de las dos naciones se ha acelerado en los últimos años. Irán ha estado armando y financiando milicias en toda la región, especialmente en Siria, Irak, Yemen, Gaza y Líbano, donde apoya a Hezbolá, una milicia chiíta y un movimiento político que es un viejo enemigo de los israelíes."Israel" por su parte ha intentado contrarrestar el juego de poder lanzando regularmente ataques aéreos contra los envíos iraníes de armas y otros cargamentos a Siria y Líbano por tierra y aire. Esas arremetidas han hecho que esas rutas sean más arriesgadas y han desplazado al menos parte del tránsito de armas, y del conflicto, al mar, según los analistas. 

También ha intentado socavar el programa nuclear iraní mediante asesinatos y sabotajes, y ambas partes están acusadas de ciberataques, incluido un presunto fallido ataque iraní a un sistema municipal de agua israelí el pasado abril y una agresión del último en represalia a un importante puerto iraní, agrega el análisis al reiterar una escalada peligrosa de los enfrentamientos que ninguna de las partes, al parecer, quiere convertir en un combate frontal.     

"Ni "Israel" ni Irán quieren asumir públicamente la responsabilidad de los ataques porque hacerlo sería un acto de guerra con consecuencias militares", dijo Hossein Dalirian, un analista militar afiliado al Cuerpo de Guardias Revolucionarios Islámicos de Irán, en un debate con The New York Times. "Pero los ataques contra buques de este nivel no podrían producirse sin un Estado detrás".  Estamos en guerra, pero con las luces apagadas", añadió 

"Esto (los ataques) eleva el precio político que la administración Biden tendría que pagar para proporcionar a los iraníes cualquier tipo de indulto económico", dijo el Sr. Vaez. "Si Irán está involucrado en este tipo de ojo por ojo con "Israel", a la vez que ejerce presión sobre la presencia estadounidense en la región, hace que restaurar el acuerdo sea mucho más difícil".   

Los dirigentes israelíes creen que el anterior acuerdo nuclear fue insuficiente y quieren echar por tierra cualquier posibilidad de resucitar un pacto similar. Un funcionario de ese estado dijo que las arremetidas formaban parte de una estrategia más amplia para obligar a Teherán a aceptar restricciones más duras y prolongadas a sus ambiciones nucleares, así como a su programa de misiles balísticos y su apoyo a las milicias regionales.   

Esa campaña, según informó anteriormente el Times, también incluyó un ataque israelí a una importante instalación nuclear iraní en julio y el asesinato del principal científico nuclear de Irán el pasado noviembre. "Israel" no ha reconocido públicamente ninguna de las dos operaciones.   

La ofensiva contra el transporte marítimo iraní tiene dos objetivos, según analistas y funcionarios. El primero es impedir que Teherán envíe equipos al Líbano para ayudar a Hezbolá a construir un programa de misiles de precisión, que los israelíes consideran una amenaza estratégica

El segundo es secar una importante fuente de ingresos petroleros para Teherán, aprovechando la presión que han ejercido las sanciones estadounidenses. Después de que impusieran sanciones a la industria del combustible de Irán a finales de 2018, el gobierno de ese país se volvió más dependiente del transporte marítimo clandestino.        

Según el Times los ataques fueron llevados a cabo por la Flotilla 13, una unidad de comando de élite de la Armada israelí que ha estado involucrada en operaciones clandestinas desde los primeros años de ese estado, según funcionarios de "Israel" y EE.UU.  

Los petroleros atacados transportaban petróleo iraní a Siria, contraviniendo las sanciones estadounidenses y probablemente por un valor de cientos de millones de dólares, lo cual acentúa que los israelíes son los peones de Washington en su política en la región.   

Los ataques son, por tanto, "una forma de impedir que Irán venda a Siria y consiga dinero y se lo dé a Hezbolá", dijo Sima Shine, antiguo jefe de investigación del Mossad, la agencia de inteligencia israelí, citado por el diario.     

Los ataques se intensificaron hacia finales de 2020, cuando el mandato de Trump se acercaba a su fin. En respuesta, la Guardia Revolucionaria de Irán comenzó a escoltar discretamente a los petroleros en el Mar Rojo, antes de que los barcos de Rusia, aliado de Irán, los acompañaran a distancia por el Mediterráneo, dijo el funcionario estadounidense.  

El ataque al Shahr e Kord se produjo cuando la escolta rusa estaba lo suficientemente lejos para que los israelíes pudieran atacar, añadió el funcionario.
Precisa el Times que dentro de "Israel" a los expertos marítimos les preocupa que el coste de una guerra marítima pueda superar su beneficio.