Polonia planea gastar más de 400 millones de dólares en un muro en la frontera con Bielorrusia

El gobierno polaco, de tendencia nacionalista, aprobó el martes el proyecto que debería ser votado por los diputados el jueves. "El número de intentos de atravesar la frontera va en aumento", declaró el gobierno para justificar el proyecto.

  • Polonia planea gastar más de 400 millones de dólares en un muro en la frontera con Bielorrusia
    Polonia planea gastar más de 400 millones de dólares en un muro en la frontera con Bielorrusia

Polonia tiene previsto gastar más de mil 600 millones de zlotys (404 millones de dólares) en la construcción de un muro en su frontera con Bielorrusia, según un proyecto de ley que intenta frenar el flujo de inmigrantes que pretenden cruzar a territorio nacional.

La obra también incluirá la puesta en marcha de sensores de movimiento. El texto del proyecto estipula que nadie podrá acercarse a menos de 200 metros del muro.

El gobierno polaco, de tendencia nacionalista, aprobó el martes el proyecto que debería ser votado por los diputados el jueves. "El número de intentos de atravesar la frontera va en aumento", declaró el gobierno para justificar el proyecto.

Desde agosto, miles de migrantes, la mayoría oriundos de Oriente Medio y de África, han intentado cruzar la frontera polaca desde Bielorrusia.

Según la Unión Europea (UE), el régimen bielorruso ha organizado esta ola migratoria para vengarse por las sanciones europeas. Polonia reaccionó desplegando soldados en la frontera, decretando un estado de emergencia en la zona y levantando una alambrada.

Polonia es uno de los 12 Estados que la semana pasada pidieron que la UE financie "barreras" fronterizas para impedir que los migrantes entren en territorio del bloque comunitario.

El proyecto del muro fue vivamente criticado por ONG que acusaron al Ejecutivo polaco de reaccionar de manera brutal a la migración y advirtieron de una posible "catástrofe humanitaria", por las condiciones en que sobreviven los migrantes bloqueados en la frontera.

El estado de emergencia, que impide que periodistas y organizaciones de caridad se acerquen a la frontera, despertó una gran controversia y llevó a la UE a reclamar "transparencia".