Imponer la sed es una práctica israelí cuyo objetivo es expulsar a los palestinos de su propia tierra