Los médicos y enfermeros viven otra tragedia