Ecuador: una pandemia y dos realidades