Europeos lamentados e israelíes preocupados por la reanudación iraní del enriquecimiento de uranio al 20%