Una derecha que se quedó sin excusas de boicot