Un país olvidado por todos y vive la peor crisis humanitaria