Luis Beatón

Periodista cubano, ex corresponsal de PL en Estados Unidos

Estados Unidos: crece interrogante sobre atentados del 11/9

Un artículo que publica el sitio https://www.zerohedge.com refiere a “un importante estudio universitario encuentra que el fuego no derribó la torre 7 el 11 de septiembre” como señaló durante casi dos décadas la versión oficial.

La “historia oficial” de Estados Unidos que culpa a la red terrorista Al-Qaeda de los atentados del 11 de septiembre de 2001 parece desmoronarse hoy por el surgimiento de evidencias sólidas de que fue una acción autoinfligida.
 
Un artículo que publica el sitio https://www.zerohedge.com refiere a  “un importante estudio universitario encuentra que el fuego no derribó la torre 7 el 11 de septiembre” como señaló durante casi dos décadas la versión oficial.
 
“Finalmente, después de casi dos décadas de ridiculización, despido e intolerancia absoluta de la información contraria a la "historia oficial" de lo que sucedió el 11 de septiembre, el público puede saber la verdad de lo que sucedió y quién estaba detrás de ello”, plantea.
 
 

Cuando esos hechos conmocionaron al mundo, el gobierno del entonces presidente George W. Bush pasaba por una etapa de crisis profunda, estaba de “capa caída”, y tras los atentados, como es tradición, los estadounidenses se juntaron en su apoyo al mandatario. Fue una etapa como darle luz verde para desencadenar  “los demonios de la guerra” contra todo lo que tuviera que ver con los musulmanes.

 
Destacan en las evidencias citadas por los estudiosos que el Edificio 7 del World Trade Center se derrumbó repentinamente sin ser alcanzado por ningún avión. Después de que se derrumbó, se les dijo a los estadounidenses que los incendios de oficinas causaron una falla arquitectónica única -nunca antes vista- que llevó a que el edificio se derrumbara a un ritmo tan rápido como el de la gravedad.
 
A 18 años de la tragedia, resulta extraño que pese a los  llamamientos para que se preservaran las pruebas, los funcionarios de la ciudad de Nueva York hicieron retirar y destruir los escombros del edificio en las semanas y meses siguientes, lo que impidió que se llevara a cabo una investigación forense adecuada, plantea el artículo.
 
Siete años después, los investigadores federales concluyeron que el WTC 7 fue el primer rascacielos con estructura de acero que se derrumbó únicamente como resultado de incendios normales en oficinas.
 
Subraya el artículo que  los escépticos cuestionaron la historia oficial durante algún tiempo y después de pasar del reino de la teoría de la conspiración al reino de la ciencia, un extenso estudio universitario encontró que la historia oficial del incendio que causó el colapso simplemente no es cierta.
 
Esta semana, Architects & Engineers for 9/11 Truth anunció su asociación con la Universidad de Alaska Fairbanks (UAF) para publicar un proyecto de informe de un estudio en profundidad de cuatro años sobre lo que realmente derribó el WTC 7.
 
Después de experimentos y simulaciones sobre los hechos, los  autores del estudio concluyeron que el  incendio no causó el colapso del WTC 7 el 11 de septiembre, contrariamente a las versiones oficiales  y de las empresas privadas de ingeniería que estudiaron el colapso.
 
 
La conclusión secundaria de nuestro estudio es que el colapso del WTC 7 fue un fallo global que implicó el fallo casi simultáneo de todas las columnas del edificio, planteó.
 
Añade el texto que los resultados de este estudio no pueden ser descartados y plantea que los mismos destruyen completamente la narrativa aireada por Washington durante casi dos décadas. Lo que es más, este estudio respalda a miles de otros investigadores, científicos e ingenieros que llegaron a igual conclusión durante años.
 
En julio de este año los comisionados de bomberos del área de Nueva York pidieron una nueva investigación sobre los trágicos sucesos que se produjeron ese día. La resolución exigía una nueva investigación debido a la "abrumadora evidencia" de que "los explosivos preplantados... causaron la destrucción de los tres edificios del World Trade Center".
 
Esto despierta dudas acerca de las versiones oficiales sobre conspiración terrorista y abre interrogantes ya existentes que vinculan “oscuros” intereses con esta acción que sirvió de palanca a la política belicista del Pentágono  en especial en zonas de población musulmana.
 
La nueva investigación demandada por los bomberos sobre el uso de explosivos para destruir las torres gemelas tiene un impacto enorme y según el artículo que publica https://www.zerohedge.com  “este movimiento y el estudio anterior son un nuevo golpe a la altamente cuestionable y llena de agujeros de la narrativa oficial”.
 
 

El texto también refiere  a una demanda federal conjunta presentada por abogados, arquitectos y familiares de víctimas “para evaluar cualquier evidencia que el FBI pueda haber sabido que contribuyó a la destrucción de las torres el 11 de septiembre, la cual podrían haber ocultado al Congreso”.

 
La denuncia cita el hecho de que el FBI y su Comisión de Revisión del 11 de septiembre no evaluaron pruebas clave relacionadas con los atentados , lo que sugiere que esa agencia tenía, o estaba al tanto de ellas, algunas relacionadas con el  uso de explosivos previamente colocados para destruir los edificios 1, 2 y 7 del World Trade Center.
 
Según el comunicado de prensa de Architects & Engineers for 9/11 Truth (Arquitectos e Ingenieros por la Verdad del 11 de septiembre), esta es una evidencia relevante para la Comisión de Revisión del 11 de septiembre y el cumplimiento del mandato del Congreso por parte del FBI, que debería haber sido evaluada por los federales y la Comisión de Revisión del 11 de septiembre e informada al Congreso.
 
Hoy a 18 años de los atentados, crecen las dudas sobre quien cometió la acción criminal y se abre paso la teoría de una conspiración interna para destruir los edificios del World Trade Center  mediante una demolición controlada, como elemento para justificar lo que luego fue una política oficial, “el miedo y el terrorismo”.
 
El artículo es lapidario cuando señala que el  Comité de Abogados concluyó en las peticiones que los artefactos explosivos e incendiarios que destruyeron el WTC fueron detonados causando el colapso total de las Torres Gemelas del World Trade Center y el Edificio 7 el 11 de septiembre, y la trágica pérdida de vidas, y que "la evidencia no permite otra conclusión - como una cuestión de ciencia, como una cuestión de lógica, y como una cuestión de ley".