Líder iraní advierte que presiones de EE.UU. no los obligarán a retractarse en sus posturas y valores revolucionarios

“Estados Unidos no se atreve a acercarse a la nación iraní por temor a su poder, por lo que recurre al diálogo para apoderarse de esta arma y luego hacer lo que quiera con nuestro pueblo”, alertó este miércoles el líder de Irán, ayatollah Sayyed Ali Khamenei.

Líder iraní: Presiones de EE.UU. no obligarán a la nación a retractarse en sus posturas y valores revolucionarios
Líder iraní: Presiones de EE.UU. no obligarán a la nación a retractarse en sus posturas y valores revolucionarios

El ayatollah Sayyed Ali Khamenei, advirtió este miércoles que las acusaciones y los insultos de Washington no obligarán a la nación iraní a retractarse en sus posturas y valores revolucionarios.

Khamenei calificó de “engaño” la oferta de diálogo de EE.UU. y enfatizó que ese país busca desarmar y debilitar al pueblo iraní.

“Estados Unidos no se atreve a acercarse a la nación iraní por temor a su poder, por lo que recurre al diálogo para apoderarse de esta arma y luego hacer lo que quiera con nuestro pueblo”, alertó el líder de Irán.

En un encuentro con responsables del Poder Judicial de Irán, el líder de la Revolución Islámica denunció la campaña de extorsión lanzada por EE.UU. contra Irán, y señaló que si Washington ofrece diálogo es por no haber logrado su objetivo mediante presiones.

Al referirse a una reciente afirmación del presidente de EE.UU., Donald Trump, según la cual Washington “haría a Irán grande otra vez” si Teherán acepta sentarse a la mesa de diálogo, el ayatollah Khamenei expresó: “Por supuesto que este pueblo (el iraní) avanzará, pero sin ustedes y siempre y cuando no se nos acerquen”.

En su discurso, el líder iraní calificó de “crueles” los embargos impuestos por EE.UU. a su pueblo, pero destacó que los enemigos del país no han logrado poner de rodillas a la nación persa en 40 años, ni siquiera con “sanciones”.

Asimismo, arremetió contra el Gobierno estadounidense por su campaña de insultos y acusaciones infundadas contra el pueblo iraní, mientras que él mismo ha sido la causa de muchas guerras, del derramamiento de sangre de personas inocentes y del saqueo de pueblos a lo largo de la historia.

El ayatollah Khamenei hizo estas declaraciones días después de que EE.UU. impusiera nuevas sanciones, en esta ocasión contra él, su oficina y a algunos altos mandos del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán.

La Administración estadounidense también tiene previsto imponer “sanciones” al ministro persa de Exteriores, Mohamad Javad Zarif, a quien considera arquitecto del acuerdo nuclear.

Zarif conmsideró que "las acciones de Estados Unidos son una prueba de que no quiere negociaciones y que sus afirmaciones sobre las negociaciones están vacías.

Subrayó que "nadie necesita que hagamos nada, estamos haciendo lo que es beneficioso para nuestro país y estamos trabajando en nuestro programa".

"Cuando los europeos se adhieran a sus compromisos con el acuerdo nuclear, podrán esperar algo de nosotros en ese momento", manifestó.

El canciller iraní declaró: “Si los estadounidenses pensaran que podrían eliminar a Irán de la región, cometerían un gran error”.

Destacó que Irán es el guardián de la seguridad de esta región a lo largo de la historia y que los estadounidenses son quienes crearon el peligro en ellos.

Por otro lado, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, consideró que cualquier guerra entre Estados Unidos e Irán sería rápida, pero reiteró su deseo de evitar la confrontación militar.

“Espero que no vayamos a la guerra, pero estamos en una posición muy fuerte si algo sucede", dijo a la red económica de Fox News cuando se le preguntó si la guerra era inminente. "Si pasa algo, no durará mucho".

Trump descartó enviar tropas de tierra "en caso de una emergencia". Amenazó con una respuesta "arrolladora" a Irán si golpeaba un "objetivo estadounidense". Describió el liderazgo iraní como "falta de inteligencia".