Knéset israelí quita salarios pagados por la Autoridad Palestina a los presos y familias de los mártires

Los miembros de la lista conjunta árabe en la Knéset notaron que "la ley se agrega a la serie de leyes coloniales y autoritarias del gobierno de la ocupación, y describieron la ley como "un robo a mano armada y un saqueo llevado a cabo por la ocupación".

Knéset israelí.

La Knéset aprobó un proyecto de ley final para quitar los salarios pagados por la Autoridad Palestina a los presos y las familias de los mártires de los ingresos fiscales transferidos por (Israel) al lado palestino.

Los miembros de la lista conjunta árabe en la Knéset notaron que "la ley se agrega a la serie de leyes coloniales y autoritarias del gobierno de la ocupación, y describieron la ley como "un robo a mano armada y un saqueo llevado a cabo por la ocupación".

Además, el Ejército israelí continuó con las operaciones de asalto y registro en toda Cisjordania ocupada, y una serie de detenciones realizadas a la madrugada del martes, donde 13 palestinos fueron arrestados, mientras siguen apretando el cerco contra los campesinos y les impiden recoger sus cosechas.

El Ejército sionista alegó que los 13 detenidos eran buscados bajo sospecha de participar en actividades populares contra la ocupación y los colonos, y fueron trasladados a la investigación del servicio de inteligencia.

Durante las operaciones de asalto y registro se produjeron violentos enfrentamientos entre los jóvenes y las fuerzas de ocupación en el campamento de Al Dhesha antes de que arrestaran a Ismail Ramadan, desde el interior de los callejones del campamento.

En el mismo contexto, la policía de la ocupación impidió a los agricultores de la aldea de Jalud, al sur de Nablus, cosechar el trigo cultivado en una superficie estimada en 250 dunums de tierra en la llanura del pueblo, obligándolos a abandonar sus tierras a pesar de la coordinación previa y la presencia del enlace israelí.

El funcionario encargado del archivo de asentamientos en el norte de Cisjordania, Ghassan Douglas, dijo que después del arresto de los agricultores durante más de dos horas, se vieron obligados por parte de las fuerzas de ocupación israelíes a salir de la tierra y dejar la cosecha de trigo sin recoger.