Acepta Riad responsabilidad por ataque a funeral en Sanaa

El mando de la coalición saudita contra Yemen aceptó su responsabilidad en el bombardeo aéreo contra un local en Sanaa, donde murieron al menos 213 personas asistentes a un funeral.

Escenario donde se produjo el ataque saudita contra funeral en Sanaa, el pasado 8 de octubre. Foto: Sputnik
Escenario donde se produjo el ataque saudita contra funeral en Sanaa, el pasado 8 de octubre. Foto: Sputnik

En un comunicado, la jefatura de la alianza admitió los resultados de una investigación realizada por el Equipo Conjunto de Evaluación de Incidentes (JIAT, por sus siglas en inglés).

A pesar de que inicialmente negó cualquier implicación en el bombardeo del 8 de octubre al Gran Salón de Sanaa, un local de ceremonias de condolencias, las autoridades del reino expresaron su pesar por ese incidente.

Según Riad, el bombardeo al recinto de Sanaa no está en línea con los objetivos de la coalición, en particular proteger a civiles y restituir la seguridad y estabilidad a Yemen.

Un portavoz de la coalición señaló que ya comenzaron a implementar las recomendaciones del JIAT, incluido adoptar acciones apropiadas, acorde con las regulaciones de la alianza, contra quienes causaron el incidente y el ofrecimiento de una compensación a las familias de las víctimas.

Tras una exhaustiva pesquisa que incluyó el examen de documentos, evaluación de evidencias y testimonios de personal competente y vinculado directamente al ataque, el JIAT concluyó que la causa fue una información pasada erróneamente por una parte afiliada a la Presidencia de Yemen.

El reporte precisó que el jefe de Estado Mayor General pasó erróneamente información de que había una concentración de líderes armados hutíes en un lugar conocido en Sanaa, e insistió en que fuera atacado inmediatamente como un objetivo militar legítimo.

Como consecuencia, el centro de operaciones aéreas en Yemen dirigió una misión de estrecho apoyo aéreo para atacar el centro de ceremonias sin obtener la aprobación del mando de la coalición y sin seguir las medidas de precaución para garantizar que el local blanco del ataque no era civil.