Aparentes editoriales antibélicos en The New York Times refuerzan argumento a favor de la guerra contra Irán

De acuerdo con Gregory Shupak, profesor en Medios en la Universidad de Guelph-Humber en Toronto, los editoriales del periódico hacen que parezca que Estados Unidos e Irán se hallan al borde de la guerra por leyes físicas inmutables, en lugar de por decisiones conscientes tomadas por la clase dominante estadounidense.

Aparentes editoriales antibélicos del Times refuerzan el argumento a favor de la guerra contra Irán.
Aparentes editoriales antibélicos del Times refuerzan el argumento a favor de la guerra contra Irán.

Gregory Shupak, profesor en Medios en la Universidad de Guelph-Humber en la cidadad canadiense de Toronto, el diario The New York Times ha publicado cinco editoriales desde principios de mayo que son ostensiblemente críticos de una posible guerra militar entre Estados Unidos e Irán.

Sin embargo, como argumentos en contra de la guerra resulta lamentable que denigren a la nación persa sin someter a EE.UU. a un escrutinio.

Los editoriales expelen las mismas voces demoníacas antiiraníes pro-guerra que ofrecen para tratar de justificar un ataque contra ese país.

El editorial del (5/4/19), se dice a los lectores:  La Guardia Revolucionaria es un actor maligno. Fundada en 1979, fue la protectora de la revolución. Con el tiempo, el cuerpo se convirtió en una herramienta de violencia y aventuras militares a medida que Irán expandía su influencia regional en Irak, El Líbano, Yemen y Siria.

El mismo editorial implica que Irán tiene un programa de armas nucleares.

A juicio de Shupak, no hay base para esta insinuación: Irán no tiene un programa de armas nucleares, no ha estado cerca de tener uno desde por lo menos 2003, y quizás nunca lo ha tenido.

En otras de las observaciones realizadas por el profesor Shupak, es que la serie de editoriales describe a Irán que está haciendo nefastos "trabajos sobre sistemas de misiles" y lo cataloga como "un régimen despótico" del Medio Oriente que proporciona "apoyo a organizaciones terroristas regionales".

Al respecto, apunta Shupak que ninguna institución de los Estados Unidos es condenada de manera tan radical como ésta. Llevar a cabo una invasión a Irak, como lo hizo el ejército estadounidense, y causar hasta un millón de muertes no se considera la conducta de un "actor maligno" o "una herramienta de violencia y aventuras militares".

Tampoco lo es mantener a los niños en jaulas o tener a la mayor población carcelaria del mundo como prueba de un "régimen despótico...", apuntó.

Cualquiera que sea la definición del periódico estadounidense de "apoyo a las organizaciones terroristas regionales", evidentemente no incluye el apoyo a grupos racistas en Libia, la destrucción de ciudades sirias o la inundación del país con armas que ayudaron a Daesh, o la realización de masacres en Afganistán, o la garantía de la brutalidad en Yemen y Palestina.

En este sentido, los aparentes editoriales antibélicos del Times refuerzan el argumento a favor de la guerra contra Irán: Si Irán es un "régimen despótico" que proporciona "apoyo a las organizaciones terroristas regionales" y tiene un equipo militar que es "sin duda alguna un actor maligno" y una "herramienta de violencia y aventuras militares", los lectores pueden ser perdonados por no haber organizado un movimiento por la paz.

Y si Estados Unidos es o no tiene ninguna de estas cosas -o, en el caso de un programa de armas nucleares y "trabajo en sistemas de misiles", presumiblemente se le permite tenerlas-, puede estar confundido acerca de por qué Estados Unidos no debería bombardear o invadir Irán, o derrocar a su gobierno, o alguna combinación de estos.

Precisa Shupak que los editoriales también son un poco confusos en cuanto a la responsabilidad por la crisis, presentando lo que está sucediendo como algo similar a la culpa de los Estados Unidos y de Irán.

En ese sentido, observa que el primer editorial (5/4/19) argumentaba que "la administración Trump está jugando un juego peligroso en Irán, arriesgándose a un grave error de cálculo por ambas partes".

A su juicio, el problema no es tanto el riesgo de "un grave error de cálculo por ambas partes" como los cálculos deliberados de Estados Unidos para infligir miseria a los iraníes en un esfuerzo por obligar a Irán a someterse a las órdenes de Estados Unidos.

Las sanciones de Estados Unidos están perjudicando gravemente a los iraníes, causando escasez de alimentos, socavando el sistema de salud, impidiendo que el alivio de las inundaciones llegue a los iraníes, provocando un colapso en el crecimiento económico y llevando al país a una profunda recesión, al tiempo que ayudan a elevar la inflación.

Toda esta información estaba disponible públicamente antes de que se publicara cualquiera de estos editoriales. Irán, por supuesto, no ha hecho nada comparable a la sociedad estadounidense.

El título de uno de los editoriales era "Irán y Estados Unidos están en un curso de colisión" (6/14/19), y decía que "los de línea dura de ambos bandos tienen poco interés en cualquier vía de salida diplomática".

En las semanas previas a la publicación de este artículo, señala Shupak, Estados Unidos envió bombarderos B-52, aviones teledirigidos, baterías antimisiles Patriot, aviones de reconocimiento y sistemas de "defensa" aérea y de misiles a la puerta de Irán, junto con mil 500 soldados, además de los 60-80 mil combatientes que Estados Unidos admite tener en la zona, por no hablar de los miles de fuerzas estadounidenses más en los mares de la región.

Si los dos países están en un "curso de colisión", es porque Estados Unidos está conduciendo su vehículo directamente hacia Irán.

El editorial subsiguiente (6/20/19) sostuvo de manera similar que, con fuerzas militares opositoras tan cerca, con acusaciones y municiones volando y con la Casa Blanca enfrentando un déficit de confianza, el peligro de un conflicto abierto aumenta día a día.

Lo que esto elude es dónde están estas fuerzas en proximidad y por qué: Están cerca unos de otros en las inmediaciones de Irán, donde se encuentra naturalmente el equipo militar y el personal iraní, y donde se han enviado de forma provocativa armas, equipo de espionaje, soldados, marineros y pilotos estadounidenses. Esta es la razón por la que "el conflicto aumenta día a día"; por fin, Irán no tiene armas, ni fuerzas terrestres, marítimas o aéreas frente a las costas de Estados Unidos.

En el cuarto editorial del Times sobre el tema (6/21/19), los autores escribieron que los riesgos de conflicto están aumentando drásticamente. Incluso si los dos gobiernos no están listos para la diplomacia, por lo menos tal conexión podría ayudar a asegurar que los muchos recursos militares dispuestos alrededor de una de las rutas marítimas más vitales del mundo no provoquen una guerra.

De acuerdo con Shupak, las guerras no arden espontáneamente, ni tampoco los "riesgos de conflicto...". (crecer) bruscamente" por su cuenta. Estos peligros se deben a que "los numerosos recursos militares dispuestos alrededor de una de las rutas marítimas más vitales del mundo" incluyen las de Irán… Irán tiene un gran total de cero bases que rodean a Estados Unidos, subraya.

Estos editoriales hacen que parezca que Estados Unidos e Irán fueron llevados al borde de la guerra por leyes físicas inmutables, en lugar de por decisiones conscientes que ha tomado la clase dominante estadounidense.

Enmarcar el tema de esta manera oculta la responsabilidad del gobierno de Estados Unidos por la creciente posibilidad de guerra. Ocluir qué parte tiene la culpa de una guerra o la posibilidad de que ocurra hace que sea más difícil para el público identificar a quién hay que movilizar en su contra.

Este problema es particularmente agudo cuando se trata del documento oficial de los Estados Unidos que oscurece las formas en que Washington está aumentando las tensiones con Irán y acercando a los países a una devastadora guerra.


LE RECOMENDAMOS LEER

En el estrecho de Ormuz no hay necesidad de extraños, advierte alto oficial iraní