Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos invadieron Yemen por interés de EE.UU. de dominar el Medio Oriente

Arabia Saudita y varios de sus aliados regionales lanzaron la devastadora campaña contra Yemen en marzo de 2015, “para dominar a Yemen y destruirlo también por el interés de los Estados Unidos de América de controlar las vías fluviales y la posición estratégica de Yemen”, dijo el experto en Medio Oriente, Saeb Shaath.

Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos invadieron Yemen por el interés de EE.UU. de dominar el Medio Oriente

Arabia Saudita lanzó la guerra contra Yemen, hace más de cuatro años, para seguir las órdenes de Estados Unidos, que se esfuerza por dominar la región del Medio Oriente, con el objetivo de mantener la seguridad de (Israel), advirtió el analista Saeb Shaath.

El autor y experto en Medio Oriente hizo estos comentarios a Press TV, cuando se le preguntó por qué Arabia Saudita ha estado gastando tanto dinero y tanta reputación para continuar la guerra contra Yemen. “Todo el asunto no es la guerra por Arabia Saudita”, señaló.

Arabia Saudita y varios de sus aliados regionales lanzaron la devastadora campaña contra Yemen en marzo de 2015, “para dominar a Yemen y destruirlo también por el interés de los Estados Unidos de América de controlar las vías fluviales y la posición estratégica de Yemen”, subrayó.

Afirmó, además, que Yemen es “un país ocupado por los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita, cumpliendo las órdenes de los Estados Unidos de América de destruir ese país”.

Sin embargo, el asesor principal de defensa del Congreso de Estados Unidos, Fredrick Peterson, quien también habló con Press TV, calificó la agresión contra Yemen como una “guerra civil”, que cuenta con el apoyo de “poderes externos”.

“Es una guerra civil contra un gobierno establecido, que permitió el libre flujo de recursos a través del área”, comentó Peterson.

Por otra parte, un grupo de derecho internacional presenta un nuevo informe al gobierno británico que documenta el encubrimiento saudita de ataques aéreos ilegales en la nación árabe.

“Ellos (Estados Unidos y Arabia Saudita) están ayudando al gobierno yemenita a protegerse contra las fuerzas rebeldes que están fuertemente apoyadas con armas, con personal y con la orientación de poderes externos”, señaló.

Sin embargo, Shaath argumentó las declaraciones de Peterson, diciendo que Riad recibió la orden de financiar la guerra en Yemen tan pronto como quedó claro que varios movimientos existentes allí “acordaron compartir el poder”.

También concluyó que el movimiento hutí Ansar Allah y el Ejército yemenita resistieron durante cuatro años y medio la guerra de agresión de Arabia Saudita.

Hasta ahora, la guerra liderada por Arabia Saudita ha tenido un alto costo en la infraestructura del país, destruyendo hospitales, escuelas y fábricas.

El Proyecto de datos de eventos y ubicación de conflictos armados con sede en los EE. UU. (ACLED), una organización sin fines de lucro de investigación de conflictos, estima que la guerra liderada por Arabia Saudita ha cobrado la vida de más de 60 mil yemenitas desde enero de 2016.

La ONU reveló que un récord de 22.2 millones de yemenitas necesitan alimentos urgentemente, incluidos 8.4 millones amenazados por el hambre severa. Según el organismo mundial, el empbrecido país sufre la hambruna más severa en más de 100 años.