El Líbano: Ministro de Desplazados critica postura de Saad Hariri

Este domingo Samir Khatib, favorito a ocupar el cargo de primer ministro en El Líbano, renunció a esa candidatura, tras reunirse con la máxima autoridad musulmán sunita del país, el muftí Abdel-Latif Derian.

  • El Líbano: Ministro de Desplazados critica postura de Saad Hariri

 

El ministro de Desplazados en el Gobierno provisional libanés, Ghassan Atallah, consideró que el primer ministro dimitente, Saad Hariri, no tuvo un comportamiento responsable.

Durante una conversación telefónica con Al Mayadeen, Atallah explicó que Hariri causó "conmoción a las personas" a las que previamente les había prometido anunciar la candidatura desde  Dar Al-Fatwa.

"Desde el primer día -comentó-, hubo intervenciones externas en la línea de nombrar al primer ministro".

Hizo hincapié en que "Hariri entró en los detalles de la formación del gobierno con Samir Al-Khatib en términos de ministros y carteras", y dijo que todo lo que acordaron ambos "volvió al punto muerto".

Atallah señaló que "las palabras del ministro de Relaciones Exteriores, Gibran Bassil, sobre un plan para destruir al Líbano quedaron claras a través de lo que sucedió hoy".

El candidato a primer ministro Samir al-Khatib, anunció este domingo después de su reunión con Saad Hariri,  su rechazo a aceptar el nombramiento.

Poco después la Presidencia libanesa informó el aplazamiento de consultas parlamentarias vinculantes hasta el próximo 16 de diciembre.

Este domingo Samir Khatib, favorito a ocupar el cargo de primer ministro en El Líbano, renunció a esa candidatura, tras reunirse con la máxima autoridad musulmán sunita del país, el muftí Abdel-Latif Derian.

Este último ratificó su predilección por el renunciante jefe de Gobierno, Saad Hariri, quien a su vez había apoyado a Khatib.

La declinación de Khatib pone otra vez patas arriba la instalación de un Ejecutivo en el país que se mantiene con un Gabinete interino desde que Hariri dimitió el pasado 29 de octubre.

Ahora solo hay la alternativa de que Hariri vuelva al cargo, aunque una de las razones de su renuncia se basó en que rechazaban su aspiración de designar un Ejecutivo integrado por tecnócratas.

Los partidos Corriente Patriótica Libre, movimiento Amal e Hizbullah que poseen junto a sus aliados 69 asientos de los 128 del Parlamento, no aceptan esa fórmula y se decantan por uno mixto de tecnócratas y políticos.