Experto: EE.UU. debe reemplazar a Arabia Saudita por Qatar como su principal socio en el Medio Oriente

La verdad es que ha llegado el momento de que EE.UU. rebaje la categoría de Arabia Saudita como su principal socio estratégico. Y para llenar el vacío, EE.UU. puede reforzar sus relaciones con Qatar, sostiene Carlo J. V. Caro, investigador sobre las relaciones exteriores de Estados Unidos y terrorismo.

  • Experto: EE.UU. debe reemplazar a Arabia Saudita por Qatar como su principal socio en el Medio Oriente

La alianza entre Estados Unidos y Arabia Saudita ha sido una de las principales características de las relaciones exteriores estadounidenses en Medio Oriente durante las últimas seis décadas.

Pero, de acuerdo con el escritor Carlo J. V. Caro, investigador sobre las relaciones exteriores de Estados Unidos y terrorismo, Estados Unidos no necesita a Arabia Saudita para mantener su hegemonía, no necesita el petróleo de Arabia Saudita, ni tenerlo como socio en la guerra contra el terrorismo, porque Arabia Saudita exporta el wahabismo por todo el mundo, alimentando el extremismo y el sectarismo.

En ese sentido, sostiene que ha llegado el momento de que Estados Unidos rebaje la categoría de Arabia Saudita como su principal socio estratégico, y para llenar ese vacío Washington puede reforzar sus relaciones con Qatar.

“Qatar, rico en gas, puede sustituir a Arabia Saudita por varias razones. El movimiento salafi es importante en Qatar, como lo es en Arabia Saudita. Pero Qatar ha sido capaz de unir una versión tolerante de esta ideología religiosa, una que evita en gran medida la inspiración del odio y la violencia”.

Comenta Caro que los chiitas que viven en Qatar son tratados con respeto, algunos han ocupado cargos en el gobierno, y también se les permite su propio sistema religioso para el derecho de familia. Es muy diferente en Arabia Saudita, donde los chiitas de las provincias orientales son oprimidos y etiquetados como apoderados iraníes.

En Qatar, agrega, las iglesias cristianas reciben un estatus legal y se permite a los cristianos adorar su religión. Las iglesias están prohibidas en Arabia Saudita, y los fieles han sido arrestados por tener grupos privados de oración en sus casas. En Arabia Saudita a los estudiantes adolescentes se les enseña que "los chiitas tienen colas, los judíos tienen cuernos, y si le das la mano a un cristiano te conviertes en uno de ellos".

Señala Caro que Qatar ha demostrado ser un Estado pragmático en lo que respecta a la seguridad y las relaciones exteriores. Cuando Estados Unidos necesitó una base militar después que las tropas estadounidenses se retiraran de Arabia Saudita, a raíz de la agresión de Iraq, fue Qatar el que autorizó su territorio para la sede del Comando Central estadounidense.  Por su parte, Arabia Saudita no estaba dispuesta a acoger permanentemente a las tropas occidentales, porque consideraba que su tierra era tierra santa.

Qatar no necesitaba un enemigo común como Arabia Saudita con Irán para hacer propuestas diplomáticas a Israel. De hecho, incluso en el trasfondo del conflicto israelí-libanés, Qatar abrió una sección de intereses comerciales para (Israel). Aunque se cerró en 2009, fue una acción sin precedentes de una nación del Golfo hacia los israelíes.

Añade que, en El Líbano, con su inestabilidad política y su guerra, Qatar ha sido más imparcial en sus esfuerzos de mediación. Qatar optó por reunir a las diversas partes y tuvo éxito en el Acuerdo de Doha de 2008, que formó un gobierno de unidad nacional. Incluso si el Acuerdo de Doha no logró resolver la inestabilidad estructural de El Líbano, el pragmatismo de Qatar no puede ser dejado de lado.

Qatar trató de utilizar su ayuda en El Líbano como una herramienta para la reconciliación entre las diferentes facciones, en lugar de respaldar únicamente al gobierno o a Hizbullah.

Los esfuerzos de reconstrucción de Qatar en el sur de El Líbano también se dirigieron tanto a los hogares cristianos como a los musulmanes, y trataron directamente con los propietarios de las viviendas para asegurarse de que la ayuda se gastaba de forma transparente.

Para Caro, Qatar es el único país de la región que ha tenido contacto directo con todas las facciones del conflicto israelí-palestino. Sus esfuerzos de paz de 2006-2007 incluyeron una solución de dos Estados y el reconocimiento del Estado de Israel.

La experiencia de Qatar en el trato tanto con Hizbullah como con Irán podría ayudar a alcanzar un acuerdo que elimine las amenazas contra (Israel). Después de un tratado de paz con los palestinos y a cambio de los esfuerzos de desarrollo en el sur de El Líbano, Qatar podría empujar a Hizbullah a comenzar un proceso de reconocimiento de (Israel). Aunque Egipto se opuso a la participación de Qatar en el conflicto israelí-palestino hace una década, podría aceptarlo si Qatar deja de apoyar a la Hermandad Musulmana.

Es esencial que Qatar deje de apoyar a la Hermandad Musulmana, porque Egipto ayuda al movimiento de los militares estadounidenses en toda la región, y como la mayor población árabe y distribuidor de medios de comunicación, puede desempeñar un papel significativo en la moderación del discurso religioso exportado por Arabia Saudita.

Bajo Jared Kushner, Estados Unidos ha amenazado erróneamente con exprimir la ayuda a Ammán. En cambio, el gobierno estadounidense necesita aumentar su ayuda a Jordania con la asistencia de Qatar y reducir la influencia saudita en Jordania.

Fue en Jordania donde la CIA empezó a armar y entrenar personal para luchar contra Bashar Assad en Siria. Qatar participó en la financiación y el armamento de muchas milicias en Siria. Eso quiere decir que, al igual que Arabia Saudita, Qatar tiene contactos y canales de comunicación con los movimientos armados en Siria. Por lo tanto, cualquier información para proteger la seguridad nacional occidental puede provenir de Qatar, no de Arabia Saudita.

Si EE.UU. reemplazara a Arabia Saudita con Qatar como su principal socio árabe, Qatar podría retirar su apoyo a la Hermandad Musulmana y así aliviar las tensiones con Egipto. Egipto podría entonces ayudar a negociar una paz en (Israel) que sea aceptable para los israelíes. Si EE.UU. aumenta la ayuda a Jordania, los jordanos podrían aceptar cambios en el estatus de Jerusalén.