Grupos de derechos humanos boicotearán la cumbre previa al G20 en Arabia Saudita

“Como organizaciones líderes de la sociedad civil presentes en la mayoría de los países del mundo (pero no notablemente en Arabia Saudita), no podemos participar en un proceso que busca otorgar legitimidad internacional a un estado que prácticamente no proporciona espacio para la sociedad civil, y donde sus voces no son toleradas”, anunciaron Amnistía Internacional, Transparencia Internacional y Civicus en una declaración conjunta.

  • El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, durante una conferencia de prensa en Riad.

Organizaciones internacionales de derechos humanos decidieron boicotear una serie de reuniones para organizaciones de la sociedad civil, programadas para que tengan lugar en capital saudita, Riad, como parte de la cumbre del G20.

“Como organizaciones líderes de la sociedad civil presentes en la mayoría de los países del mundo (pero no notablemente en Arabia Saudita), no podemos participar en un proceso que busca otorgar legitimidad internacional a un estado que prácticamente no proporciona espacio para la sociedad civil, y donde sus voces no son toleradas”, anunciaron Amnistía Internacional, Transparencia Internacional y Civicus en una declaración conjunta.

Las organizaciones declararon que el reino saudita es responsable de la ejecución extrajudicial del periodista y crítico pacífico, Jamal Khashoggi, dentro del consulado de su país en Estambul en 2018, y agregaron que más de un año después de su asesinato, aún no se ha hecho justicia.

La declaración agregó: “Las mujeres se enfrentan a una discriminación sistemática en la ley y la práctica. Además, las defensoras de los derechos humanos que se atreven a defender los derechos de las mujeres son objeto de persecución judicial y detenciones arbitrarias”.

Según Amnistía Internacional: “Arabia Saudita ha invertido recientemente en costosas campañas de relaciones públicas para mejorar su imagen y ha organizado varios destacados eventos deportivos que atraen a visitantes internacionales. Pero detrás de esta fachada cuidadosamente cultivada, el historial de derechos humanos de Arabia Saudita es tan terrible como siempre”.

Netsanet Belay, director de investigación y defensa de Amnistía Internacional, reveló: “El C20 en Riad es una farsa. No podemos participar en un proceso que está siendo abusado por un estado que censura toda libertad de expresión, criminaliza el activismo por los derechos de las mujeres y las minorías, así como la homosexualidad, y tortura y ejecuta a críticos”.

Arabia Saudita asumió la presidencia del G20 en diciembre de 2019.