Arrestan en Bolivia a exministro de Evo Morales

Carlos Romero, quien se desempeñó como jefe de cartera en el gobierno constitucional de Evo Morales, horas previas al arresto había solicitado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) protección ante los abusos y acoso de grupos armados simpatizantes del gobierno de facto. 

  • Agentes de Policía llegaron al hospital y subieron al exministro de Gobierno Carlos Romero en un motocicleta, donde fue trasladado a una estación

 

El exministro de Gobierno de Bolivia Carlos Romero fue detenido este martes al salir de una clínica en La Paz, donde permanecía internado desde el 10 de enero.

Romero, quien se desempeñó como jefe de cartera en el gobierno constitucional de Evo Morales, horas previas al arresto había solicitado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) protección ante los abusos y acoso de grupos armados simpatizantes del gobierno de facto. 

Agentes de Policía llegaron al hospital y subieron a Romero en un motocicleta, donde fue trasladado a una estación para que declare en el marco de un proceso por presuntos hechos de corrupción en la Unidad Ejecutora de Lucha Integral Contra el Narcotráfico (Uelicn).

Desde el pasado viernes, el ministro Constitucional había abandonado su residencia en una ambulancia, debido a un quebrantamiento de su salud generado por el asedio permanente de un grupo autodenominado "La Resistencia", que es afín al gobierno de facto liderado por Janine Áñez.

"El hermano Carlos Romero, exministro de Gobierno, más de 48 horas sin agua ni comida, solo en su departamento, cercado por paramilitares y Policía. Esto es un atentado a la vida por la dictadura de Áñez, Camacho y Mesa", denunció Evo. 

Por su parte, el exjefe de la Fuerza Aérea boliviana Celier Arispe también denunció el pasado domingo que es víctima de persecución política, debido a su retención injustificada en el aeropuerto Jorge Wilstermann, de la ciudad central de Cochabamba.

Tras el golpe de Estado del 10 de noviembre contra Morales, el gobierno de facto emprendió una masiva "cacería" contra dirigentes y simpatizantes del Movimiento Al Socialismo (MAS), quienes tienen apoyo popular de cara a las elecciones generales del próximo 3 de mayo.