Ejercicio militar Colombia-EE.UU. es una amenaza a la paz regional, advierte partido político

El anuncio de las maniobras militares coincide con la visita de este lunes a Colombia del secretario norteamericano de Estado, Mike Pompeo, durante la cual participó en la III Conferencia Ministerial Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo.

  • Ejercicio militar Colombia-EE.UU. es una amenaza a la paz regional, advierte partido político

El partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) en Colombia expresó que es una amenaza a la paz regional el anunciado ejercicio militar entre ese país y Estados Unidos.

Esto es absurdo, el Comando Sur de los Estados Unidos vendrá a Colombia a hacer ejercicios militares conjuntos. (El presidente) Iván Duque no sólo regala nuestra soberanía, con esto amenaza la seguridad y paz de la región, escribió en su cuenta en Twitter.

Medios locales de prensa se hicieron eco este lunes de un anuncio del Comando Sur de la nación norteña sobre la realización de un ejercicio militar entre los dos países del 23 al 29 de enero.

Personal experto de ambos países "van a practicar el trabajo conjunto para construir interoperatibilidad y van a compartir experiencia estratégica y práctica", dijo el Comando Sur en un comunicado.

El anuncio coincide con la visita de este lunes a Colombia del secretario norteamericano de Estado, Mike Pompeo, durante la cual participó en la III Conferencia Ministerial Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo.

Pompeo y Duque volvieron a atacar a Venezuela y su jefe de Estado Nicolás Maduro, elegido democráticamente para un segundo mandato en mayo de 2018.

Por tanto, el ejercicio militar tendrá lugar en un contexto de recrudecimiento de la hostilidad de Washington hacia países de la región como Venezuela, Nicaragua y Cuba.

La Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) es el partido político colombiano fundado en agosto de 2017 por la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), tras la firma en La Habana, Cuba, de los Acuerdos de Paz entre el entonces Gobierno de Juan Manuel Santos y el grupo rebelde en 2016.