Informe: Agroindustria israelí se beneficia de la ocupación militar

Las empresas agrarias israelíes son profundamente cómplices de la ocupación de tierras palestinas y sirias, destaca un nuevo informe del organismo de control corporativo Who Profits.

  • Informe: Agroindustria israelí se beneficia de la ocupación militar.

Las empresas agrarias israelíes son profundamente cómplices de la ocupación de tierras palestinas y sirias, destaca un nuevo informe del organismo de control corporativo Who Profits (Quién se beneficia, en idioma español).

La tecnología desarrollada en el contexto de la ocupación es utilizada por la aparentemente benigna industria de agricultura de precisión de (Israel). Esta aplicación civil permite a las empresas militares israelíes promover "una versión saneada de sus tecnologías represivas" como herramientas para combatir el cambio climático y el hambre en el mundo.

Dichas empresas agrarias  "desarrollan y comercializan sistemas de irrigación inteligentes, soluciones para la protección de cultivos y fertilizantes especializados para los agricultores de todo el mundo, obteniendo miles de millones de dólares en ventas anuales, al tiempo que disfrutan de una imagen 'verde' positiva", afirma Quién se beneficia.

El Valle del Jordán, la principal región agrícola de Cisjordania, está bajo el control militar israelí. Y como se conoce, (Israel) transfirió la propiedad de las tierras incautadas en el Valle del Jordán a la Organización Mundial Sionista durante la década de 1980. La organización arrienda la tierra a colonos para la producción agrícola.

Mientras, a los palestinos se les impide cultivar sus tierras y se les priva de ingresos, obligando a muchos a "buscar empleo en la agricultura de asentamiento, a menudo en condiciones de profunda explotación", subraya Quién se beneficia.

Los líderes israelíes, entre ellos el primer ministro Benjamín Netanyahu, prometen anexarse unilateralmente el valle del Jordán. Por otra parte, el régimen israelí afirmó que se ha anexado los Altos del Golán, territorio sirio capturado por (Israel) durante la guerra de 1967. El Consejo de Seguridad de la ONU declaró esa medida "nula y sin efecto legal internacional".

Aproximadamente 340 aldeas y granjas sirias en los Altos del Golán fueron destruidas por (Israel), que construyó asentamientos judíos en su lugar.

Unos 26  mil colonos israelíes disfrutan del control del 95 por ciento del Golán, una masa terrestre de mil 860 kilómetros cuadrados que representa el 1 por ciento del territorio total de Siria. Aproximadamente el mismo número de sirios tiene control sobre el resto del territorio del Golán.

Sostiene Quién se beneficia, que la producción agrícola de los asentamientos también contribuye a la apropiación de tierras  y al afianzamiento de la anexión unilateral del territorio por parte de (Israel).

Por otro lado, la producción agrícola en Gaza ha sido "diezmada" por el asedio israelí, impuesto desde 2007, y los repetidos ataques militares al territorio.

A los palestinos se les impide el acceso a un área mal definida que se entiende generalmente que está a menos de 300 metros de la frontera con (Israel). Gran parte de las tierras agrícolas de Gaza están incluidas en esta zona prohibida, que (Israel) impone con fuego vivo.

Como parte del asedio permanente contra los palestinos, el régimen israelí ha usado herbicidas "para dañar y destruir los cultivos" en el área del perímetro de Gaza. Grupos de derechos humanos han denunciado que la ocupación lleva a cabo la fumigación cuando el viento sopla hacia el oeste, lo que hace que los productos químicos penetren profundamente en Gaza.

Los datos indican "que la fumigación supone una amenaza potencial para el derecho a la vida, ya que socava directamente la seguridad alimentaria y la salud de la población civil en Gaza.

Mientras tanto, las empresas agrícolas se benefician de la comercialización de los conocimientos militares israelíes desarrollados en el contexto de la ocupación.

"La realidad de una prolongada ocupación militar ha sido el motor impulsor de una prolífica y altamente rentable industria de defensa, lo que ha dado lugar a una relación simbiótica entre el sector privado y el aparato militar del Estado", afirma Quién se beneficia.

El sector agrario civil se beneficia de los subsidios del gobierno israelí para la investigación y el desarrollo en Cisjordania y los Altos del Golán, encontrando en el marco de la ocupación "un campo de pruebas para el desarrollo de productos y tecnologías".

Quién se beneficia concluye que la extensión de la tecnología militar a las industrias civiles "consolida aún más el interés de las corporaciones privadas en la perpetuación del statu quo".