Borrell: Hoy es mejor mantener al acuerdo nuclear con Irán

Al referirse al "acuerdo del siglo", Josep Borrell, alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, sugirió que el plan parecía diseñado principalmente para ganar "más apoyo de los israelíes", un enfoque que "para nosotros, no es la manera de proceder".

  • Josep Borrell, alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad.

"Sin el acuerdo nuclear, Irán sería con seguridad una potencia nuclear", expresó Josep Borrell, alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad.

En entrevista exclusiva con Today's WorldView, Borrell insistió en que es mejor ahora "tratar de mantener el acuerdo vivo y volver al cumplimiento total para todos", una sugerencia que requeriría que la administración Trump abandonara su actual campaña de "máxima presión" sobre Irán.

"Este acuerdo no es sólo un acuerdo nuclear. Es nuclear por un lado y económico por el otro", dijo Borrell al señalar que el elemento fundamental en la negociación para los iraníes del alivio de las sanciones. 

Si Europa no puede venir, Borrell admitió que "el trato morirá seguro".

Señaló que existe una larga lista de aspectos que podrían leerse como signos de que Estados Unidos no son muy amigables. Pero esas diferencias, añadió Borrell, todavía no pueden reemplazar el sentido de solidaridad transatlántica que perdura.

El político español dijo que él y Pompeo están deseosos de "restablecer" los vínculos entre Europa y los Estados Unidos, incluso cuando Trump se sumerge en una campaña de reelección. 

"No vamos a desterrar nuestros desacuerdos de la noche a la mañana, pero lo mejor que podemos hacer es hablar de ello", dijo Borrell.

Sobre el “acuerdo del siglo”, el funcionario europeo advirtió contra un plan que parece más un "ultimátum" que un proyecto de negociación. 

Indicó que los funcionarios de Trump no parecían sentirse intimidados por la reacción generalizada a la propuesta, que probablemente haría imposible la creación de un Estado palestino viable y soberano y que se redactó sin la participación de los palestinos.

"Están firmemente convencidos de las ventajas del plan y creen firmemente que es la última solución para los palestinos", dijo Borrell. 

En ese sentido, sugirió que el plan parecía diseñado principalmente para ganar "más apoyo de los israelíes", un enfoque que "para nosotros, no es la manera de proceder".

Pero, debido a las divisiones internas dentro del bloque de 27 estados miembros, la Unión Europea no pudo ni siquiera hablar con una sola voz sobre sus preocupaciones con las propuestas de Trump. 

"Si no tenemos esta unidad interna, está claro que no seremos un actor estratégico fuerte", dijo Borrell.

También se refirió a la caótica situación de la guerra civil de Libia - donde los diferentes gobiernos europeos persiguen a veces objetivos divergentes - como un ejemplo ilustrativo.

“Ya no somos los imperios que dominaban el mundo. El liderazgo del continente se enfrenta a una elección histórica: Ser parte de esta competición o implemente existir como el campo de juego que recibió la reacción de la competencia", dijo Borrell.