Antorcha de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 permanecerá en Japón

Ante el aplazamiento de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 al próximo año, la antorcha de esa cita permanecerá en Japón, confirmaron hoy el Comité Olímpico Internacional (COI) y los organizadores de la cita.

 

Antorcha de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 permanecerá en Japón

Este martes el presidente del COI, el alemán Thomas Bach, y el primer ministro de la nación asiática, Shinzo Abe, mantuvieron una videoconferencia y acordaron posponer la magna justa deportiva hasta el 2021 para salvaguardar la salud de los atletas, de todos los involucrados y de la comunidad internacional.

En la reunión virtual también participaron otras autoridades como el titular del Comité Organizador de Tokio 2020, Mori Yoshiro; el ministro de Olimpismo de Japón, Hashimoto Seiko; el presidente de la Comisión de Coordinación del COI, John Coates; y el director general de ese organismo, Christophe De Kepper.

Ambas partes calificaron de amistoso y constructivo el diálogo, y elogiaron el trabajo del Japón para acoger la Olimpiada y el gran progreso realizado del país para luchar contra la pandemia de la Covid-19.

Sin embargo, reconocieron que 'la propagación sin precedentes e impredecible del brote ha deteriorado la situación en el resto del mundo'.

Tanto Bach como Abe coincidieron en que 'los Juegos Olímpicos en Tokio pueden ser un faro de esperanza para el mundo durante estos tiempos difíciles' y su antorcha en una luz al final del túnel.

Por lo tanto, se acordó que la llama olímpica permanecerá en Japón y los Juegos Olímpicos y Paralímpicos Tokio 2020 mantendrán sus nombres, ratificaron ambos organismos, que optan así por no cambiar la denominación oficial de las dos citas.

De esta forma, el COI cedió a las numerosas demandas procedentes de deportistas y organizaciones de todo el mundo que pidieron la postergación de la justa bajo los cinco aros, entre ellas el Comité Olímpico de Estados Unidos, que consideró esa decisión como 'el camino más prometedor' para esquivar las consecuencias del patógeno.