Primer vehículo chileno sin conductor

América Latina avanza en desarrollos tecnológicos, en esta oportunidad se trata del sector transporte. En Chile se ha creado el primer vehículo que no necesita de un conductor.

  • Conoce el primer vehículo chileno sin conductor

Capacidad para 12 pasajeros, con un atractivo color rojo, de pequeñas dimensiones, silencioso y con una velocidad de 12 kilómetros por hora, así es el primer vehículo autónomo de América Latina. 

Un prototipo 100 % eléctrico que recorre sin volante ni conductor un kilómetro en el interior del gran parque Parque O’Higgins de Santiago de Chile.

Para iniciar el recorrido por el capitalino parque chileno es necesario pulsar desde el interior el botón de cierre de puertas y así comienza la travesía de este medio de transporte que no necesita de un volante ni de un conductor. 

  • Conoce el primer vehículo chileno sin conductor

“Este vehículo es una caja rodeada por sensores y lo que hacen es interpretar el entorno en el que están. Tiene un conjunto también de otros sensores que le permiten saber exactamente dónde está el vehículo”, explicó el  jefe de estrategia de la compañía Transdev Chile, Lluís Vidal. 

Transdev Chile implementó a finales del año pasado este novedoso sistema de transporte como un ejemplo de lo que en el futuro podrían ser una realidad de movilidad urbana en Latinoamérica.

Lluís Vidal. explicó a Efe que el vehículo tiene una máxima para garantizar la seguridad: “Nunca tendrá que tomar decisiones éticas, siempre va a frenar antes”.

El bus tiene cuatro sensores a ras de suelo en cada una de sus redondeadas esquinas, otros dos a media altura en la parte frontal y posterior, y otros en el techo para controlar alrededor.

“Estos vehículos pueden convivir y conviven con vehículos motorizados, lo que vamos a hacer es ponerlo en la autopista, pero sí puedes meterlo en las vías del centro de las ciudades. En el centro de una ciudad en hora punta un vehículo no va a más de 15 kilómetros por hora. Puede convivir perfectamente con peatones, ciclistas y otros vehículos”, detalló.

Y agregó que “es como un camaleón, ve siempre en todos los sentidos y direcciones todo el tiempo y nunca se cansa. A nivel de seguridad en centros de ciudades puede tener viabilidad”.