¿Somos realmente imprescindibles?