¿Prepara Estados Unidos un nuevo Bahía de Cochinos?

A pesar del fracaso, lo ocurrido el día 23 de febrero sirvió para alimentar el expediente antivenezolano y dejó abiertas las puertas para otras acciones contra el gobierno legítimo de Nicolás Maduro.

Muestras de apoyo a Nicolás Maduro.

El fracaso de la introducción injerencista de una falsa “ayuda humanitaria” desde Colombia hacia Venezuela es un hecho notorio. Existen suficientes pruebas que permiten afirmar que el “gesto humanitario” no fue otra cosa que el intento por crear un incidente que justificara otras acciones contra la Revolución Bolivariana, incluyendo la intervención militar.

A pesar del fracaso, lo ocurrido el día 23 de febrero sirvió para alimentar el expediente antivenezolano y dejó abiertas las puertas para otras acciones contra el gobierno legítimo de Nicolás Maduro.

Las más visibles se encuentran parapetadas en la Declaración del Grupo de Lima del pasado 25 de febrero en Bogotá. El convite constituyó un momento de reacomodo de las posturas de cara a continuar con el plan, aunque dejó entrever el inicio de la fragmentación del “consenso antivenezolano”.

La ausencia de México, la decisión de Costa Rica de no firmar la Declaración y las posturas casi viriles y antibélicas de algunos representantes frente al vicepresidente de Estados Unidos, son muestra de ello.

Pero no solo en el campo político-diplomático y en la esfera económico-financiera se encaminan las acciones contra Venezuela.

El “nudo venezolano” se tuerce cada vez más debido, precisamente, a la resistencia y ecuanimidad demostradas por la dirección política del proceso chavista, dato que no pasan por alto los halcones estadounidenses por más subestimación que sientan hacia los líderes venezolanos. Ante esta situación, y mirando el historial intervencionista estadounidense, caben sin dudas otras hipótesis.

La obra teatral al estilo ucraniano desarrollada en el puente Simón Bolívar tuvo un momento que no puede dejar de leerse en clave progresiva. La entrada en escena de las tanquetas militares venezolanas conducidas por tres supuestos militares desertores fue el inicio de otra subtrama en el guión.

El relato continuó con el tratamiento mediático al “incremento” de la cifra de desertores. A esos tres presuntos militares, las fuente periodísticas sumaron unos 60 más ese mismo día.

Posteriormente, la prensa ha venido dando un pertinaz seguimiento a otras “deserciones” informando permanentemente su composición (soldados, sargentos y oficiales) y número (hasta el momento 320), pero sin indagar sobre su futuro ni por su paradero.

Es conocido cómo Estados Unidos ha usado mercenarios en sus planes contra los gobiernos contrarios a sus intereses. En nuestra región los casos de Cuba y Nicaragua son paradigmáticos.

Tras el triunfo de la Revolución cubana, centenares de miembros del ejército del régimen de Fulgencio Batista huyeron a Estados Unidos para evadir la justicia revolucionaria. Posteriormente fueron reclutados por la CIA para conformar, junto a otros cubanos vinculados a la dictadura batistiana, un ejército mercenario.

Esa fuerza armada, organizada y financiada por Estados Unidos, partió desde un tercer país para invadir la Isla en abril de 1961, resultando derrotada en menos de 72 horas por las milicias y las fuerzas armadas cubanas. Este hecho se conoce en Miami como la derrota de Bahía de Cochinos y en Cuba como la victoria de Playa Girón.

Por ende, cabe la siguiente hipótesis: ante la denodada resistencia y la unidad cívico-militar demostrada por la Revolución Bolivariana, y observando el creciente rechazo del mundo a una intervención armada en Venezuela, Washington podría estar aquilatando una acción bélica indirecta que acelere el derrocamiento de Maduro.

En este hipotético escenario, la organización de una fuerza paramilitar conformada por supuestos y/o reales militares venezolanos desertores serviría para golpear militarmente a Venezuela desde un tercer país y generar una situación de desestabilización.

El ejército mercenario gozaría de una retaguardia estratégica, tal y como la tuvieron los Contra en Nicaragua, y actuarían bajo el amparo de la “legitimidad” que le han construido a Juan Guaidó tras el reconocimientos de 5 decenas de gobiernos, unido al respaldo de Estados Unidos y el Grupo de Lima. Todo alimentado con el alineamiento estólido y cínico de los monopolios mediáticos regionales.

Por hipotético que parezca, no es imposible que se desarrolle un curso de acción de este tipo. Además de los antecedentes históricos mencionados, el gobierno bolivariano durante años ha denunciado varios planes de organización de estructuras paramilitares con el fin de confrontar a la Revolución y ha desmontado varias de ellas.

Esperemos que la responsabilidad de los gobiernos de la región evite el incendio que se ve venir, pues es muy probable que tras las llamas, la historia recoja que en suelo venezolano se consumó una nueva derrota mercenaria al estilo de Bahía de Cochinos.

 

Las ideas y opiniones expresadas en este artículo son las de los autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Al Mayadeen
Omar Rafael García Lazo

Analista politico internacional

Los “diablos rojos” y la pandemia

En China comenzó esta historia. La China roja que con empuje y a su estilo trastocó el orden...

Lecciones de un mundo herido

El mundo está herido y nos duele. La pandemia biológica nos puso en la nariz la pandemia...

El mundo al borde de una nueva guerra

La historia siempre ha demostrado que EE.UU. inicia las guerras que sabe puede ganar...

Los aliados de Trump

El odio de Trump hacia los latinoamericanos es suficientemente conocido, incluso por los...

Colombia es un disfraz

Colombia siempre ha estado invisibilizada. Poco se habló de ella décadas atrás. Poco se habla hoy.

La guerra de la empanada

A las puertas de una provocación absurda en la frontera colombo-venezolana que podría...

Temas relacionados

EE.UU. apuesta a por todas contra Irán en próxima votación en ONU

El gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, apostará a por todas contra Irán en la...

Venezuela: elecciones y salto al vacío

Aun cuando se reitere que Juan Guaidó es reconocido por más de 50 gobiernos en el mundo, todas...

Netanyahu culpa a EE.UU. de no anexar la Cisjordania ocupada

Durante una entrevista el pasado lunes con el Canal 20, Netanyahu expresó: "Estaba claro desde...

Tiroteo fuera de la Casa Blanca obliga evacuación de Trump

El acceso a la zona de la Casa Blanca ha sido más restringido en medio de la pandemia de la...

Irán: No habrá acuerdos con EE.UU. bajo la política de presión máxima

El presidente Donald Trump tuvo una oportunidad a lo largo de cuatro años para tomar un camino...