Gas ruso, EE.UU. y Europa en el Mediterráneo Oriental

En la dimensión política que se cruza con el factor económico, los países de la Unión Europea (UE) se encuentran políticamente comprometidos ante Rusia, que les abastece de gas.

  • Gas ruso, EE.UU. y Europa en el Mediterráneo Oriental
    Gas ruso, EE.UU. y Europa en el Mediterráneo Oriental

El volumen de dependencia europea del gas ruso alcanzó el 40% de las necesidades totales de los países del continente, ya que Alemania solo recibe el 50% de estas importaciones.

En la dimensión política que se cruza con el factor económico, los países de la Unión Europea (UE) se encuentran políticamente comprometidos ante Rusia, que les abastece de gas, hecho  que los empuja a buscar otras fuentes, que les aseguren algo de independencia en la toma de decisiones políticas, lejos de la presión relacionada con la necesidad de gas ruso, cuyas características aparecieron en el tema de Ucrania, por ejemplo.

Mientras tanto, lo que hizo más necesario este tema de buscar otras fuentes es la disminución de la producción de gas en los dos países productores más grandes de la Unión Europea, a saber; los Países Bajos y Noruega (el segundo mayor proveedor de gas para Europa después de Rusia).

En cuanto a Argelia, que es el tercer proveedor de gas para la UE, este país árabe informó a la parte europea que se prepara para detener por completo las exportaciones de gas al continente, debido a la alta demanda interna.

Estos factores geopolíticos y económicos hacen que el gas del Mediterráneo Oriental, y la necesidad de pasarlo de forma fluida, permanente y continua, al continente europeo, sea un proceso que adquiere una alta prioridad en estos últimos países. Esto por esto, los países europeos se movieron para imponer su influencia y presencia en las operaciones de exploración y extracción de gas en el Mediterráneo oriental.

La posición de la UE vino en apoyo al "Foro del Gas del Mediterráneo Oriental", y esto fue reflejado por la participación directa de los países del bloque en el establecimiento del foro.

La Unión Europea también alentó a Egipto, Chipre e (Israel) a extender los oleoductos desde los yacimientos petrolíferos a Europa, incluido el oleoducto East Med para transportar gas desde el Mediterráneo a Europa, donde la Unión Europea había expresado su apoyo al proyecto del oleoducto del Mediterráneo Oriental en el año 2013 cuando fue una idea, donde la Comisión Europea la eligió como un "proyecto de trascendencia".

Por otro lado, Rusia, que depende en gran medida del crecimiento de su economía de la exportación de gas, especialmente a los países del continente europeo, encontró en esta medida europea una amenaza para sus intereses.

Primero, porque proporciona a los mercados europeos una alternativa a su gas con otras fuentes de gas cercanas a sus mercados, con la capacidad del mercado europeo de controlar la trayectoria geográfica de las fuentes de gas alternativas, basándose en su fuerte influencia militar y de seguridad en el Mediterráneo, y en segundo lugar, porque los países europeos se mueven en una geografía política y militarmente sensible respecto a  Moscú en las costas del Mediterráneo.

La influencia del gas ruso

Más de una vez fracasaron los intentos estadounidenses en imponer su gas como alternativa al gas ruso para los países europeos, debido a que Washington no ofreció un precio competitivo (el precio del gas ruso es más barato), e incluso Estados Unidos compró deliberadamente gas ruso por un período de tiempo debido a su precio y al alto costo de producción en el territorio norteamericano.

Además, el gas ruso puede llegar fácilmente a Europa a través de la red de gasoductos, en comparación con los obstáculos geográficos para el gas estadounidense.

Por lo tanto, ante estos obstáculos, la administración estadounidense ha intentado encontrar otras alternativas para evitar que los países europeos dependen del gas ruso.

Estados Unidos ha expresado en más de una ocasión su descontento con la dependencia de los países europeos del gas ruso, donde el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusó durante una reunión de líderes occidentales en Bruselas del 2019 a Alemania de ser "cautiva" de Rusia por su importación de gas de esta última.

Por su parte, los Estados Unidos de América también están involucrados en un papel fundamental en la disputa del gas del Mediterráneo oriental, y su papel en muchos lugares apoya el papel de la Unión Europea y el "Foro del Gas del Mediterráneo Oriental".

Mientras tanto, y durante la tercera reunión ministerial del Foro del Gas del Mediterráneo Oriental celebrada en el Cairo en enero de 2020, Francia solicitó formalmente unirse al foro, y Estados Unidos expresó el deseo de unirse como observador permanente en este foro. Por su parte, el ministro egipcio de Petróleo, Tarek El Molla, vio en esto un apoyo internacional liderado por la Casa Blancapara el "foro".

Paralelamente, según el diario estadounidense The Hill, los legisladores estadounidenses aprobaron en 2019 la "Ley de Asociación de Seguridad y Energía del Mediterráneo Oriental 2019", que "ayuda a fortalecer las posiciones de Estados Unidos en el mercado de gas del Mediterráneo oriental y debilitar las posiciones de Rusia y Turquía en la región".

Por su parte, el Congreso estadounidense aprobó dicha ley como parte de un paquete de gastos por valor de 1,4 billones de dólares que convierte a Estados Unidos en un actor importante en el mercado del gas natural en la región "mediante una asociación en el campo de la seguridad y la energía con los países del este del Mediterráneo".

La ley estadounidense indica que Washington completará las políticas de cooperación con Chipre, Grecia e (Israel), y trabajará para apoyar la construcción de gasoductos a través del mar Adriático hacia Europa para "socavar el unilateralismo ruso".

También fortalecerá su presencia en la base militar "Soda" en Grecia y levantará la prohibición sobre la exportación de armas al Chipre griego (el oponente histórico de Turquía) y fortalecerá  los programas de entrenamiento y cooperación con los países de la región, "para contrarrestar la influencia e interferencia rusa en el Mediterráneo Oriental".

La ley estadounidense compromete al Secretario de Estado en presentar un informe al Congreso que incluya una evaluación de los objetivos políticos y de seguridad y los proyectos energéticos rusos en el Mediterráneo Oriental, además de presentar una lista de los medios de comunicación de Rusia en estos países con una estimación de sus índices de audiencia y una evaluación del alcance de la influencia de Rusia en los resultados de las elecciones en estos países a través de las redes sociales y los ciberataques.

En cuanto al tema financiero, Estados Unidos trabajará para apoyar al sector bancario chipriota para combatir las operaciones de lavado de dinero, y pedirá a los países de la región que se nieguen a brindar servicios a los barcos rusos que "participan en el apoyo al régimen sirio", y combatir la interferencia rusa en la región e instar a los países de la región a rechazar el equipo militar ruso, y sustituyéndolo por equipos proporcionados por países de la OTAN y sus aliados, todo de acuerdo con la ley.

Lo que llama la atención es que esta ley del Congreso coincidió con la firma del presidente de Estados Unidos a una ley que impone sanciones a cualquier empresa que ayude a la estatal rusa "Gazprom" a completar la extensión de un gasoducto a Europa, donde, Estados Unidos se opone a los dos proyectos para transportar gas ruso a Europa, que son: el "Gasoducto Azul", a través de Turquía, y la línea "Gasoducto norte 2", a través de Alemania. Mientras, Washington ejerció presión diplomática sobre los países balcánicos en general y Grecia en particular, para asegurar que los proyectos de exportación rusos a Europa no se concretarán, según informaron los medios rusos.

Este paso de Estados Unidos a través de la Ley del Congreso se produjo en paralelo con lo que se emitió en la 16ª reunión del Comité Económico Conjunto de Turquía-Rusia en Antalya.

En ese momento, el ministro de Energía ruso, Alexander Novak, ofreció la disposición de su país para acompañar a Turquía en la exploración de fuentes de energía tradicionales en las aguas económicas del Mediterráneo Oriental. Donde, Novak subrayó que las empresas de su país están implementando proyectos exitosos en el campo de la energía en el Mediterráneo Oriental, y expresó "su disposición a cooperar allí con Turquía en este campo".

Por ello, Washington pretendía a través de esta ley incentivar el aseguramiento de las fuentes de gas para el continente europeo lejos del gas ruso, sin embargo, con la dificultad de convencer a los países europeos con el gas estadounidense, y obstaculizar cualquier intento ruso de asistir en el Mediterráneo Oriental o asociarse en el campo energético con sus países, y también asegurar el trabajo de las empresas estadounidenses en esos países en las áreas de excavación y extracción. Y, por supuesto, el fortalecimiento de la presencia e influencia de seguridad, militar y política de Estados Unidos en ese punto geográfico es similar a en otras regiones dentro del enfrentamiento con Rusia.

El campo de influencia de Rusia en el Mediterráneo Oriental... ¿una asociación con Turquía?

Rusia y Turquía aparecen dentro del mismo círculo de objetivos, europeos al menos, mientras en cuanto a EEUU, Rusia está a la vanguardia de los objetivos estadounidenses, donde el estadounidense se encuentra maniobrando hacia Turquía, su aliado en la OTAN al respecto. Pero está claro que Ankara y Moscú se están moviendo dentro del mismo objetivo entre Estados Unidos y Europa en la región del este del Mediterráneo.

Mientras, los factores de hacer de Rusia y Turquía como objetivos parecen ser comunes entre las dos partes, las líneas de convergencia y asociación para enfrentar esto son diferentes y se rigen por otros caminos en los que Rusia aparece en contraste con la política turca, en muchos archivos, incluidas algunas regiones del Mediterráneo Oriental.

Por ejemplo, en Libia, el apoyo no público de Rusia al mariscal de campo Khalifa Haftar contradice con el apoyo significativo e influyente que Ankara ha mostrado al gobierno de Fayez al-Sarraj (oponente de Haftar) en Trípoli, en el oeste. Asimismo, en Siria, en el lejano oriente del Mediterráneo, donde Moscú está con Damasco, mientras Turquía apoya a los grupos armados del lado opuesto.

Sin embargo, frente a estas contradicciones, la presencia de Moscú y Ankara dentro de un solo círculo de objetivos, ha tenido  un impacto en las contradicciones antes mencionadas, ya que los contactos turco-rusos con respecto al tema libio se intensificaron, mientras muchos círculos políticos y de seguridad hablaron sobre un acuerdo ruso-turco implícito y tácito, que permitió a los aliados de Turquía en Libia avanzar hacia las fronteras de Sirte y Jufrah y eliminar la amenaza de las fuerzas de Haftar de la capital.

Esto es lo que también vemos en Siria, que se puede llamar vinculación de un conflicto, en medio de una coordinación conjunta turco-rusa, bajo el Acuerdo de Sochi.

Por lo tanto, las alianzas internacionales, encabezadas por la alianza OTAN, ya no tienen la última palabra en los conflictos. Esto es lo más importante que ha logrado Rusia en el Mediterráneo Oriental, donde los países de la alianza como Turquía, Grecia y Francia están en conflicto entre sí, en medio de una presencia estadounidense incapaz hasta ahora de crear un mecanismo de seguridad militar unificado con sus "aliados" para contrarrestar la influencia rusa.

Por su parte, Rusia cree que su movimiento en el Mediterráneo debe garantizar, en primer lugar, la estabilidad de sus exportaciones de gas a Europa y, al mismo tiempo, no permitir que Estados Unidos que controle las rutas de gas del Mediterráneo oriental y construya alianzas que bloqueen a Rusia allí, basado en el deseo ruso de no convertir las fuentes de energía del Mediterráneo en factores económicos y políticos de presión sobre ellos.

Por lo tanto, podríamos presenciar una presencia rusa más efectiva, pero esta presencia necesita un apoyo regional, en la que entre los datos actuales aparece Turquía, el jugador más cercano.

¿Los desafíos turco-rusos que son algo comunes en el Mediterráneo, serán uno de los factores que conducirán a una solución en las áreas de contradicción entre ellos, o estas contradicciones siguen siendo una prioridad en los intereses de Ankara y Moscú, superando la importancia del círculo de objetivos europeo-estadounidense?

 

Las ideas y opiniones expresadas en este artículo son las de los autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Al Mayadeen
Abbas El-Zein

Escritor y editor en Al Mayadeen

Temas relacionados

Turquía vuelve a prolongar búsqueda de gas en el Mediterráneo

Turquía extendió las actividades de prospección de gas hasta el 18 de octubre en el sureste de...

Borrell: relaciones UE-Turquía se encuentran en momento decisivo

En una sesión plenaria del Parlamento Europeo, Borrell pidió una interacción urgente y colectiva...