Un análisis de Reuters: Posibles escenarios en El Líbano ante protestas

Mientras los políticos reflexionan sobre las salidas a la crisis, el reloj está corriendo debido a las tensiones financieras que gravitan sobre un estado fuertemente endeudado, donde los dólares escasean y luchan por pagar las cuentas, señaló la agencia Reuters.

Protestas en Beirut

El Líbano fue asolado por protestas sin precedentes contra una clase política acusada de saquear los recursos del Estado para su beneficio personal, lo que ha llevado a la agitación a las calles de una nación que ya se encuentra en una profunda crisis económica, comentó un reporte de la agencia de noticias Reuters al evaluar posibles escenarios en la actual coyuntura.

Mientras los políticos reflexionan sobre las salidas a la crisis, el reloj está corriendo debido a las tensiones financieras que gravitan sobre un estado fuertemente endeudado, donde los dólares escasean y luchan por pagar las cuentas, señaló el medio de prensa.

 

Los manifestantes exigen la "caída del régimen", la consigna de la "Primavera Árabe" que derrocó a cuatro líderes en 2011, pero complicando cualquier negociación, el movimiento popular de protestas no tiene un liderazgo claro y la política sectaria de El Líbano tiene numerosos centros de poder; además, resurgen viejas rivalidades entre los líderes.

 

Los principales partidos podrían acordar una reorganización que deje en el cargo al primer ministro musulmán sunita, Saad Hariri, pero que reemplace a prominentes ministros por tecnócratas que se consideran mejor calificados para llevar a cabo las reformas que tanto se necesitan.

Una solución de este tipo, que ha sido objeto de debate, necesitaría el apoyo de las principales partes. La administración también debe respetar las cuotas de reparto del poder sectario entre cristianos y musulmanes.

Esto puede no satisfacer a los manifestantes, que saben que las decisiones permanecerán en manos de los partidos dominantes.

La opción de Hariri de renunciar está fuera de la mesa por ahora, ya que él y varios de los principales partidos consideran que hundiría al Líbano en una crisis más profunda en un momento peligroso y sus socios de coalición han aprobado las reformas que anunció el lunes.

"El verdadero problema es que no se puede traer a ningún primer ministro que no sea Saad porque no hay ningún (otro) suní que pueda saltar en paracaídas ahora y él es el único que cuenta con apoyo internacional", dijo un exministro.

Es posible que algunos políticos esperen que el cansancio de los manifestantes provoque y alivie la presión, permitiendo que el gobierno continúe sin cambios para que pueda implementar las reformas.

Para Mohanad Hage Ali, del Carnegie Middle East Center, "el escenario más probable es que haya algún cambio ministerial” lo que significaría “eliminar algunas de las figuras que son bastante impopulares”.

Las protestas se han visto alimentadas por unas condiciones de parálisis económicas. Los flujos de capital, vitales para financiar el déficit del Estado, y las importaciones se han ralentizado, lo que agrava la situación.

Los libaneses corrientes están sintiendo esto. Los dólares se han vuelto difíciles de obtener a la tasa de cambio oficial de mil 507.5 libras. Un dólar costaba mil 680 libras el jueves, dijo un agente de cambio.

Las reservas en dólares se han utilizado para pagar la deuda en moneda extranjera que vence. La Gobernadora anunció este mes que el Banco Central estaba listo para pagar la deuda futura.

El Estado prometió repetidamente mantener la vinculación monetaria y pagar las deudas a tiempo. El banco central alertó que continuará asegurando las necesidades de divisas de los sectores público y privado a tipos fijos sin cambios.

Pero el ministro de Relaciones Exteriores, Gebran Bassil, sugirió la semana pasada que El Líbano podría quedarse sin fondos para finales de año, señalando que había advertido a otros líderes sobre esto en septiembre. "También dije que lo poco que queda del equilibrio financiero podría no durar más que el final del año si no adoptamos las políticas necesarias", expresó, sin describir lo que quería decir con ‘equilibrio financiero’.

Sin un aumento de la financiación extranjera, El Líbano se arriesga a una devaluación de la moneda o incluso a un impago de la deuda en cuestión de meses, según las entrevistas realizadas este mes por Reuters a casi 20 funcionarios del gobierno, políticos, banqueros e inversores.

En este contexto, los bancos no han abierto desde hace más de una semana, preocupados de que los ahorradores intenten sacar su dinero y de que puedan ser atacados por manifestantes que en parte culpan a las instituciones financieras de la situación, comentaron los banqueros.

"La gente se apresurará a que los bancos transfieran su dinero o retiren dinero en efectivo", dijo Sarkis Naoum, comentarista del periódico libanés an-Nahar. "Por eso no se atreven a abrir", subrayó.

Las medidas propuestas por Hariri esta semana para promover la reforma y apaciguar a los manifestantes incluyeron una contribución de tres mil 400 millones de dólares del banco central y los bancos comerciales.

La agencia de calificación Moody's advirtió que la confianza en la capacidad del gobierno para pagar su deuda podría verse aún más socavada por el plan, que obliga a los bancos a aceptar intereses más bajos sobre su deuda.

El año pasado, los Estados e instituciones extranjeras ofrecieron al Líbano unos 11 mil millones de dólares en préstamos blandos, pero primero quieren ver reformas.

Los Estados del Golfo que alguna vez pudieron contar con su ayuda están alarmados por la influencia que ejerce en Beirut el grupo chiíta Hizbullah, respaldado por Irán.

Un alto funcionario del Departamento de Estado señaló que el pueblo libanés estaba "legítimamente enojado" con un gobierno que se había negado a abordar la corrupción endémica.

"De repente tienen problemas de liquidez, hay preocupación por la devaluación de la moneda corriente. Es algo que ha estado en la agenda, en el horizonte, por algún tiempo", acotó el funcionario.

"Esta no es una situación en la que el gobierno libanés deba obtener necesariamente un rescate”, recalcó al insistir “deberían hacer la reforma".

A principios de este mes, Hariri informó que a El Líbano se le había prometido ayuda financiera de los Emiratos Árabes Unidos. Esto aún no se ha materializado.

Si la libra está fuertemente devaluada y la gente no puede obtener dinero de los bancos, el comentarista Naoum anticipó que se producirá un caos. El saqueo de la semana pasada podría ser una señal de lo que está por venir.

"Nos encontraremos con el caos", añadió Hage Ali, del Carnegie Middle East Center.

Si el precio del dólar sigue subiendo –argumentó-, esto significará que el poder adquisitivo disminuirá. Los pobres se empobrecerán y muchos tratarán de usar el caos para intentar ganarse la vida. Podrían sobrevenir disturbios en algún momento.

Los analistas dicen que cualquier solución tendría que ser negociada por el poderoso Hizbullah, por un lado, y por Hariri, un musulmán sunita alineado con los países occidentales y árabes, por otro.

Sólo Hizbullah, dicen, podría imponer un compromiso en el que se sustituyan a algunos ministros a los que se dirigen los manifestantes, en particular Bassil, yerno del presidente Michel Aoun.

Analistas y políticos opinan que Hizbullah optaría por presionar por una reorganización para apaciguar a los manifestantes, muchos de los cuales son de su propia confesión chiíta, en lugar de ver que se despliega la fuerza contra ellos.