Agresión estadounidense tendrá consecuencias si no se respeta voluntad iraquí

El Comando de Operaciones Conjuntas de Iraq señaló que el ataque estadounidense constituye una violación de la soberanía del país y fortalece las tendencias fuera de la ley.

  • Agresión estadounidense tendrá consecuencias si no se respeta voluntad iraquí
    Destrucción en el aeropuerto de Karbala, una de las áreas objetivo de los ataques aéreos militares de EE. UU. Foto: AFP

El Comando de Operaciones Conjuntas de Iraq anunció que la agresión estadounidense tendrá consecuencias si no se controla y si no se respeta la voluntad de país.

Señaló que la misma constituye un ataque contra la soberanía iraquí y fortalece las tendencias fuera de la ley.

“El ataque no tiene nada que ver con ninguna asociación o respeto por la soberanía de Iraq y la seguridad de su tierra, cielo y ciudadanos”, añadió el comunicado.

También consideró que el ataque violó la asociación entre las fuerzas iraquíes y las partes que planearon y llevaron a cabo el ataque traicionero.

En este contexto, detalló que el pretexto de que el ataque se produjo en respuesta a la acción contra el campamento de Al-Taji es falso.

Apuntó que la agresión conduce a una escalada y deterioro de la situación de seguridad en el país y expone a todos a más riesgos. 

El Comando de Operaciones Conjuntas de Iraq declaró que, a la una de la mañana del viernes, el país estaba siendo atacado por aviones de combate estadounidenses.

Señaló que fueron atacadas formaciones del Ejército iraquí, las fuerzas de la Movilización Popular y el regimiento de policía de Babilonia.

Según explicó el Comando de Operaciones Conjuntas, el ataque incluyó áreas en Jurf al-Nasr, al-Sa`idat, al-Behbehani, la instalación de al-Ashtar y un aeropuerto en construcción en la ciudad de Karbala, en el centro de Iraq.

La agresión condujo a la muerte de tres combatientes y herida de cuatro soldados de la 19ª División del Ejército. Dos de ellos están en estado crítico.

La agresión también causó la muerte de dos personas y heridas a dos empleados del tercer regimiento de emergencia policial de Babilonia, así como lesiones a cinco combatientes de la Movilización Popular.

Además, un trabajador civil en el aeropuerto de Karbala murió, y fue destruida parte de la infraestructura de ese objetivo.

Fuerzas políticas y militares iraquíes condenan ataque de EE.UU. 

El bloque parlamentario iraquí Enfoque Patriótico denunció que la agresión estadounidense contra las fuerzas de seguridad y la Movilización Popular constituye una violación de la soberanía del país y advirtió sobre los efectos negativos del ataque y que su expansión amenaza la seguridad nacional y de la región.

El bloque instó a las autoridades y las fuerzas políticas a unir sus esfuerzos para evitar la repetición de esos ataques y poner fin a la tensión.

A su vez, el líder de corriente sadrista, Muqtada al-Sadr, dijo: "No somos defensores de la paz con el ocupante, pero tenemos en cuenta las circunstancias que rodean al pueblo iraquí".

Subrayó que "Iraq debe evitar más tensiones y conflictos".

El primer vicepresidente del Consejo de Representantes iraquí, Hassan Al-Kaabi, manifestó que "no hay legitimidad para las fuerzas extranjeras en el país después de la reciente decisión del Parlamento".

Asimismo, pidió al gobierno y al Ministerio de Asuntos Exteriores "que tomen medidas inmediatas para condenar el bombardeo estadounidense a escala internacional y comience a poner fin a la presencia del ocupante".

Por su parte, el diputado de la Alianza Al-Fateh, Faleh Al-Khazali, expresó a Al Mayadeen que "son los iraquíes quienes determinan el tipo de arma que usarán para proteger la soberanía".

Señaló que la agresión estadounidense es "una violación clara y reiterada, además de las otras violaciones cometidas por Estados Unidos".

El miembro del Consejo de Representantes iaquí, Naim Al-Aboudi, apuntó: "El gobierno debería acelerar los procedimientos para que las fuerzas extranjeras abandonen los territorios iraquíes".

El Partido Islámico Dawa señaló, por medio de un comunicado, que el bombardeo estadounidense a sedes de la Movilización Popular en varias provincias y en la frontera sirio-iraquí es una violación flagrante de la soberanía iraquí.

Precisó que como consecuencia del ataque varios miembros de la Movilización Popular y la policía resultaron muertos y heridos.

Agregó que el Partido Islámico Dawa, al condenar este ataque y considerarlo como una violación de los acuerdos bilaterales y  todas las normas y tradiciones diplomáticas en las relaciones bilaterales entre los dos países, y una falta de preocupación por las leyes internacionales, insta al gobierno a tomar medidas rápidas para proteger la soberanía del país y evitar la repetición de tales ataques flagrantes”.

Según el comunicado, atacar las sedes de la  Movilización Popular en áreas sensibles, que todavía están amenazadas por Daesh, significa regresar al país al vacío de la seguridad en dichas zonas.

De acuerdo con el comunicado, el Partido Islámico Dawa también exigió moderación y adhesión a las decisiones estatales.

Asimismo, hizo un llamado a las fuerzas nacionales para que se alineen para condenar estos ataques contra la Movilización Popular, institución de seguridad legal que tuvo un papel destacado en el logro de la victoria contra el grupo terrorista Daesh. 

Las violaciones continuas forman parte de un debilitamiento sistemático y grave de las capacidades y prestigio del Estado 

Por medio de un comunicado emitido por la Oficina de Prensa de la Presidencia de la República de Iraq, se conoció que las autoridades del país también denunciaron los bombardeos estadounidenses contra varias   zonas del país, y que provocó el martirio y heridas a varios miembros de las fuerzas de seguridad y civiles iraquíes, y lo consideraron una violación de la soberanía nacional.

  • Agresión estadounidense tendrá consecuencias si no se respeta voluntad iraquí
    Presidencia iraquí: "Este momento histórico requiere cohesión nacional y unir filas en torno a un proyecto nacional basado en la autoridad del Estado soberano y la decisión independiente".

La Presidencia afirmó que abordar la situación de seguridad se logra mediante el apoyo al gobierno iraquí para que cumpla con sus deberes y reforzar sus capacidades y voluntad para hacer cumplir la ley y proteger la soberanía, e impedir que su territorio se convierta en un escenario para una guerra a través de terceros.

“Las violaciones continuas forman parte de un debilitamiento sistemático y grave de las capacidades y prestigio del Estado, coincidiendo con una etapa en la que Iraq enfrenta desafíos graves y sin precedentes de tipo político, económico, financiero, seguridad y salud”, agrega el texto.

Según la Presidencia iraquí, la continuidad de estos riesgos podría llevar al país al caos, especialmente donde existen indicaciones de que elementos terroristas de Daesh intentan recuperar su capacidad de amenazar la seguridad de la patria y el ciudadano.

“Este momento histórico requiere cohesión nacional y unir filas en torno a un proyecto nacional basado en la autoridad del Estado soberano y la decisión independiente, evitando que Iraq se convierta en un campo de batalla para otros y pueda enfocarse en completar y proteger la victoria contra el terrorismo”, dijo.

La Presidencia de la República hace un llamado a la comunidad internacional para que apoye a Iraq en este esfuerzo y respete su soberanía y su decisión nacional independiente.