Irán denuncia historial terrorista de EE.UU.

Pompeo y sus maestros han llevado su ‘labor’ a un nivel completamente nuevo: el terrorismo médico. Tiene la conciencia tan llena de culpa que ha recurrido a tal proyección psicológica”, dijo el vocero de la Cancillería iraní, Sayyed Abbas Mousavi.

  • Según Mousavi, Pompeo es una de las figuras claves de la Administración estadounidense en su política de “máxima presión” contra Irán

“Hecho indiscutible: los diplomáticos estadounidenses se han dedicado al negocio de los golpes de Estado armando a terroristas, alimentando la violencia sectaria, apoyando a los cárteles del narcotráfico, intimidando a gobiernos y empresas, espiando incluso a aliados de EE.UU., coqueteando con dictadores, carniceros y terroristas, etc. ...”, expresó el portavoz de la Cancillería iraní, Sayyed Abbas Mousavi, al hablar del historial ‘terrorista’ de Washington a nivel mundial.

Así reaccionó el diplomático iraní a las declaraciones del secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, sobre que los diplomáticos iraníes eran “agentes del terror”.

Mousavi se ha referido a Pompeo, exdirector de la Agencia Central de Inteligencia, calificándolo de “secretario del odio”, y también denunció la decisión de EE.UU. de mantener las sanciones contra Irán pese a que este país se enfrenta al brote al Covid-19.

“Pero Pompeo y sus maestros han llevado su ‘labor’ a un nivel completamente nuevo: el terrorismo médico. Tiene la conciencia tan llena de culpa que ha recurrido a tal proyección psicológica”, ironizó.

Según Mousavi, Pompeo es una de las figuras claves de la Administración estadounidense en su política de “máxima presión” contra Irán, endurecida tras la salida unilateral de Washington del acuerdo nuclear de 2015 en mayo de 2018 y la posterior reimposición de las sanciones antiraníes que fueron levantadas en virtud del mismo pacto.

Pese a las reiteradas llamadas incluso desde EE.UU. para levantar las sanciones que afectan a unos 80 millones de iraníes por el brote del temible virus, Washington se niega a eliminar sus medidas coercitivas que, de hecho, han obstaculizado la lucha de Irán contra el coronavirus.