El pueblo palestino enfrenta las epidemias de Covid-19, la ocupación y el racismo

Su eminencia también manifestó su condena a las últimas acciones de la ocupación israelí contra personalidades de Jerusalén.

  • El arzobispo Atallah Hanna, de la Iglesia Ortodoxa Griega Sebastia en Jerusalén.

Los palestinos enfrentan la epidemia del coronavirus, de la ocupación y el racismo al mismo tiempo, expresó recientemente el arzobispo Atallah Hanna, de la Iglesia Ortodoxa Griega Sebastia en Jerusalén.

Su eminencia también manifestó su condena a las últimas acciones de la ocupación israelí contra personalidades de Jerusalén.

En sentido, Hanna denunció la brutal detención del alcalde de la Ciudad Santa, Adnan Ghaith, después que fuerzas israelíes asaltaran su casa en la ciudad de Silwan, como parte de los ataques a cualquier figura palestina que trabaje para combatir el Covid-19 en Jerusalén.

Señaló que las autoridades de la ocupación también han convocado a varios activistas y figuras nacionales de Jerusalén en el marco de una política de intimidación para todos los que enfrentan la ocupación y sus prácticas en la Ciudad Santa.

“Expresamos nuestra solidaridad con el Gobernador y el ministro de Asuntos de Jerusalén, quienes fueron arrestados”, dijo Hanna, quien calificó lo sucedido en ambos casos como "delincuencia sistemática de la ocupación israelí".

Al mismo tiempo, señaló que esas acciones no los disuadirá como habitantes de Jerusalén de servir a su gente, defender las santidades, especialmente en estas circunstancias, “ya que nuestra gente sufre la pandemia del coronavirus y sus repercusiones”.

Declaró que las acciones de las autoridades sionistas en Jerusalén, así como en otros lugares, es un crimen contra la humanidad y todas las normas y principios morales, espirituales y culturales.

En otra parte de sus declaraciones, Su Excelencia exigió la liberación inmediata de todos los detenidos, y que la política de perseguir a las figuras de Jerusalén se detenga, ya que “los palestinos en Jerusalén no son invitados en esta ciudad, es su ciudad y estas santidades son suyas y no cederemos a ninguna presión o chantaje de ningún tipo y forma”.

El Arzobispo Atallah Hanna, en un mensaje de solidaridad dirigido a la comunidad palestina y árabe en Estados Unidos, expresó: "Nos solidarizamos con todas las víctimas de esta epidemia en Estados Unidos que pertenecen a diferentes religiones y orígenes culturales, y le pedimos a Dios que se elimine esta epidemia y que se descubra su tratamiento lo antes posible para salvar las vidas de las personas en todo el mundo”.

“Nuestro desacuerdo con la administración estadounidense y con su política es que el gobierno de EE. UU. es hostil a nuestro pueblo palestino y nuestras causas justas”, añadió.

Al concluir su mensaje, el arzobispo Atallah Hanna expresó: “A través de nuestra comunidad árabe y palestina, nos solidarizamos con todas las víctimas del coronavirus en Estados Unidos, sea cual sea su afiliación religiosa. La humanidad en su conjunto se ha unido en su sufrimiento por esta epidemia que no distingue entre una persona u otra”.