Hizbullah se moviliza para luchar contra el Covid-19

De acuerdo con un reporte reciente de la publicación estadounidense The Financial Times, la resistencia libanesa (Hizbullah) ha prometido "luchar" contra el coronavirus, y con ello –asegura– trata de pulir su legitimidad ayudando a la maltrecha economía del país.

  • Hizbullah se moviliza para luchar contra el Covid-19.

De acuerdo con un reporte reciente de la publicación estadounidense The Financial Times, la resistencia libanesa (Hizbullah) ha prometido "luchar" contra el coronavirus, y con ello –asegura– trata de pulir su legitimidad ayudando a la maltrecha economía del país.

La fuente también recordó que el secretario general de Hizbullah, Sayyed Hassan Nasrallah, aseguró en su discurso televisado la pasada semana que la Resistencia está librando esta batalla en todo el territorio libanés. “No huimos de esta batalla y sus peligros”, dijo el líder de la Resistencia. 

Según Hanin Ghaddar, experto en política chiíta del Instituto de Pensamiento de Washington, Hizbullah quiere demostrar, como partido, su disposición a proteger a El Líbano de la misma manera que lo protege tanto del régimen israelí como del grupo terrorista Daesh.

No obstante, señaló que muchos partidos políticos libaneses están haciendo sentir su presencia en el esfuerzo anti pandémico, desde la limpieza de las calles hasta la entrega de cestas de alimentos.

Pero sus esfuerzos –sostiene– palidecen en comparación con Hizbullah que, aunque su patrocinador Irán está económicamente apretado, todavía tiene acceso al dinero en efectivo a través de los partidarios extranjeros.  

Asimismo, recuerda que Washington y Londres han designado a Hizbullah como entidad terrorista. Precisa, además, que Hizbullah, respaldado por Irán, es un conglomerado en expansión que combina una fuerza paramilitar bien armada con un partido político, cuyos afiliados ocupan puestos en el gabinete, incluido el Ministerio de Salud. 

A nivel local, agrega, dirige varios municipios. También supervisa fundaciones religiosas y caridades, apoyando instituciones desde la salud hasta la educación. 

Esto le ha ayudado, explica, a movilizar 24 mil 500 médicos y voluntarios, incluyendo mil 500 médicos, en las últimas semanas en la lucha contra el coronavirus, según el partido. 

Por su parte, Randa Slim, miembro del Instituto de Medio Oriente de Estados Unidos, señala que "en este momento no hay ningún otro partido que tenga acceso ni siquiera a un tercio de los recursos de Hizbullah”.

Hizbullah reconoce, declara Slim, que su propio electorado, más pobre y desatendido por el Estado, es particularmente vulnerable al brote.  

“Hizbullah también ve una oportunidad para reconstruir su imagen en casa, después de una serie de presuntos reveses recientes”, sostiene.  

"Durante algún tiempo, Hizbullah descuidó las preocupaciones internas en favor de ser un jugador regional", dijo Slim. "Así que ahora Hizbullah se está centrando en el frente doméstico porque el coronavirus es una amenaza". 

Y agrega: “Los suburbios del sur de Beirut se llenaron de dolientes a principios de marzo, tras la muerte de combatientes de Hizbullah en la vecina Siria”. Ello ha suscitado –a su juicio– la preocupación de que los combatientes puedan regresar con el virus.

Según la experta, “la liberación el mes pasado de Amer Fakhoury, torturador al servicio de la ocupación israelí en los años 80 y 90, inflamó a las comunidades chiítas. Al respecto, subrayó que Nasrallah se vio obligado a negar que Hizbullah había sido cómplice de la repatriación de Fakhoury a los Estados Unidos.