Informe: OPAQ insiste en responsabilizar a Siria de ataques químicos

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) responsabilizará explícitamente a Damasco de usar agentes químicos, como gas sarín y cloro contra la población civil siria, según revela un informe difundido por el diario británico The Guardian.

  • OPAQ insiste en responsabilizar a Siria de ataques químicos.

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) responsabilizará explícitamente a Damasco de usar agentes químicos, como gas sarín y cloro contra la población civil siria, según revela un informe difundido por el diario británico The Guardian.

Según la fuente, los observadores anticipan que este miércoles se publicarán versiones públicas y clasificadas de este nuevo informe de la OPAQ, justo cuando se cumplen aniversarios de ataques químicos contra el poblado de Douma, que mató al menos a 85 personas en 2018, así como con gas sarín contra Khan Cheikhoun en 2017, que cercenó la vida de 89 personas. 

Se cree que el informe se centra en los ataques de 2017 contra la aldea de al-Lataminah.

De acuerdo con documentos trascendidos, el Equipo de Investigación e Identificación (IIT) resultante, de reciente creación en la OPAQ, se diseñó como una solución para contrarrestar a Rusia, el aliado político más cercano de Siria. 

Como se conoce, Moscú ha utilizado repetidamente los foros internacionales -y su veto como miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas- para bloquear las investigaciones independientes sobre los ataques con armas químicas supuestamente lanzados por el gobierno sirio.

Algunos analistas sugieren que los resultados esperados del informe del IIT podrían desencadenar nuevas sanciones a los funcionarios sirios y es probable que lleven a renovar las acusaciones de Moscú, Teherán y Damasco de que el trabajo de la OPAQ ha sido politizado por las naciones occidentales. 

La acusación de que Rusia permite o encubre el uso de armas químicas por parte del Damasco en contra de civiles sirios es uno de los puntos de conflicto diplomático más amargos entre Rusia y Occidente, sostiene el texto el referido informe.

La publicación británica señala que para Hamish de Bretton-Gordon, experto en armas químicas y director de Médicos bajo fuego, las misiones independientes de investigación se han visto masivamente socavadas por las campañas de desinformación dirigidas por Rusia. 

Según sus declaraciones, “aproximadamente el 98% de los ataques fueron llevados a cabo por el gobierno sirio, normalmente lanzados desde el aire. Daesh es responsable del resto”.

De acuerdo con la investigación, el uso intensivo de bombas de cloro improvisadas supuestamente por Damasco, en particular, “es una parte crucial de la estrategia militar del Ejército sirio”.

“Después que los bombardeos convencionales llevan a los civiles a túneles y sótanos subterráneos, el cloro gaseoso, que es más pesado que el aire, se hunde en estos últimos refugios, obligando finalmente a la gente a huir de sus hogares y ciudades”, sostiene el informe.