Repercusiones de Medio Oriente en el sur de Asia

El realineamiento de Medio Oriente también puede repercutir en el sur de Asia, aunque no de forma totalmente positiva, opina The National Interest.

  • El giro de Arabia Saudita hacia el bloque de paz, sin embargo, está provocando que Pakistán se mueva en la otra dirección y busque consuelo en otro bloque.
    El giro de Arabia Saudita hacia el bloque de paz, sin embargo, está provocando que Pakistán se mueva en la otra dirección y busque consuelo en otro bloque.

No cabe duda de la importancia del realineamiento estratégico en Medio Oriente con la decisión primero de Emiratos Árabes Unidos y luego de Bahrein de normalizar relaciones con (Israel) para formalizar una distensión que llevaba años en gestación, opina la publicación norteamericana The National Interest.

Todo indica, según sus augurios, que Arabia Saudita podría ser el próximo.

Dicho de otra manera, Tel Aviv esperó 30 años por el primer acuerdo de paz; otros 15 para el siguiente, y un cuarto de siglo para que Abu Dhabi formalizara la paz.

Ahora, el espacio entre acuerdos se mide en días y semanas en lugar de años y décadas.

Mientras que el efectivo engrasó el proceso de paz con Egipto y Jordania, los recientes acuerdos son más ideológicos.

Las capitales árabes reconocen a (Israel) porque quieren, no simplemente porque necesitan dinero. Irán, por supuesto, es una de las principales razones del cambio.

Washington ya lucha por cómo abordar las nuevas realidades mientras los aliados y anfitriones de las fuerzas estadounidenses hacen causa común.

Sin embargo, el realineamiento de Medio Oriente también puede repercutir en el sur de Asia, aunque no de forma totalmente positiva.

(Israel) y la India rompieron el hielo, pese a los importantes vínculos económicos de Nueva Delhi con Teherán.

El giro de Arabia Saudita hacia el bloque de paz, sin embargo, está provocando que Pakistán se mueva en la otra dirección y busque consuelo en otro bloque.

Esto puede no ser una sorpresa, porque Pakistán es uno de los países más antisemitas del mundo, sin importar que carece de una comunidad judía y unos pocos paquistaníes han conocido a un judío.

Esa intolerancia es un legado de los seminarios religiosos, las organizaciones benéficas y la asistencia política financiados por Arabia Saudita.    

Quizás el estudiante ahora se ha convertido en el maestro: a medida que Riad se acerca a (Israel), el liderazgo político paquistaní retrocede, incluso a expensas de su larga asociación con Arabia Saudita.

Lo que una vez estuvo debajo de la superficie ahora emerge.

El 5 de agosto de 2020, el ministro de Relaciones Exteriores de Pakistán, Shah Mahmood Qureshi, lanzó una diatriba contra Riad por el aplazamiento sugerido por Arabia Saudita a una reunión de cancilleres de la Organización de Cooperación Islámica (OCI) sobre Cachemira y el acuerdo de paz entre (Israel) y Emiratos Árabes Unidos.

Riad tiene sus propios agravios: los funcionarios sauditas también se sintieron apopléjicos ante el llamamiento del primer ministro paquistaní, Imran Khan, para aliviar las sanciones contra Irán.

Y de igual manera, les molesta que Pakistán trate las demandas de Irán con igualdad legitimidad que las de Arabia Saudita en la mediación diplomática.

El mes pasado, Pakistán envió a Qamar Javed Bajwa, jefe del Estado Mayor del Ejército, y Faiz Hameed, director general de Inteligencia Interservicios, a Riad para llevar a cabo el control de daños y no funcionó.

Un desplante del príncipe heredero y ministro de Defensa de Arabia Saudita, Muhammad bin Salman, que no los recibió, muestra la profundidad de la ira saudita.

Tal vez eso pueda cambiar pronto, estima The National Interest, porque dentro del liderazgo de Pakistán, hay un debate de si continuar inclinados hacia Arabia Saudita o, en cambio, perseguir algo para la estrategia de Cachemira y privilegiar a Irán, Turquía y Qatar.

Por desgracia, el campo de rechazo dentro de Pakistán parece estar ganando la discusión. Ven en Turquía un socio dispuesto a hacer de Cachemira un imperativo religioso en lugar de una cuestión diplomática.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, mientras tanto, espera aprovechar la solidaridad turco-pakistaní en Cachemira para que paquistaní acepte su obsesión anti-saudita más amplia.

El comercio entre Pakistán y Arabia Saudita es "un magro 3.6 mil millones y el de Arabia Saudita con la India 27 mil millones y se está expandiendo aún más".

Parece extraño considerarlo, pero Arabia Saudita se está convirtiendo rápidamente en una fuerza moderadora en la región. Que Pakistán retroceda ante esa moderación es un mal augurio para su futuro, según The National Interest.